PARAGUAY: Retracción económica disminuye el flujo de contenedores al país

0
17

 

La retracción económica evidenciada en los primeros meses del año, como consecuencia de la crisis global, disminuye el flujo de contenedores de importación al país, conforme a los datos del Sistema Sofia de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

En este sentido, en el periodo correspondiente al 1 de Enero hasta el 28 de Marzo del corriente año, se despacharon un total de 10.052 contenedores, que representó un 24 por ciento menos que similar lapso de 2011, en el que se oficializaron 13.202 contenedores.

En el desglose de las importaciones por mes se evidencia que en Enero del presente año se oficializaron un total de 3.551 contenedores, que implica un 23 por ciento menos que igual mes de 2011, en el que se despachó un total de 4.592 unidades del mismo tenor.

En Febrero, la cantidad de despachos de contenedores fue de 3.353, que significa una disminución del 15 por ciento, con relación a similar mes del ejercicio pasado, en el que se oficializaron 3.951 unidades. Igualmente, en lo que va del mes, específicamente hasta el 29 de Marzo, se despacharon un total de 3.148 contenedores, que representa un 34 por ciento menos que igual lapso del año pasado, en el que se despacharon 4.659 unidades.

Esta sensible disminución en el flujo de contenedores de importación al mercado local advierte el efecto diferido generado por la crisis global, en la actividad económica local. Otros impactos también sobrevinieron a raíz de la pronunciada bajante del Río Paraguay, que frenaron las operaciones del sector, como asimismo por los mayores controles impuestos por el Brasil, que influyeron en las ventas de Ciudad del Este, y las trabas al comercio, implementados por Argentina, y que afectaron tanto a envíos como a las importaciones desde y por territorio de dicho país vecino.

Estimaciones preliminares expuestas por consultoras del sector financiero local dan cuenta de una desaceleración de la economía, para el presente ejercicio. En este contexto, las proyecciones formuladas por las tres últimas entidades privadas, estipulan una retracción para este año, a raíz de la recesión de las potencias europeas, el impacto de la sequía en la producción sojera, y el rebrote de aftosa, que afectó negativamente al sector pecuario.

La primera en anunciar esta perspectiva fue la Fundación Desarrollo en Democracia (Dende), con una variación de -1,5% del Producto Interno Bruto en este año; posteriormente fue la estimación de la PriceWaterhouseCoopers, con un índice de -2,5% en el crecimiento, y finalmente Itaú, con -1,5 por ciento. Cabe consignar que el año anterior, el banco BBVA incorporó la posibilidad de una caída del PIB, en el marco de su cuadro de pronóstico pesimista, conforme a las publicaciones de medios locales.