Comercio internacional en el contexto Geopolítico actual – Mgter Gustavo Fadda

0
124

Estamos siendo testigos y protagonistas de una reconfiguración del comercio internacional debido al actual contexto geopolítico, pero sabiendo que es el resultado de un proceso que se viene desarrollando desde finales de la década del 80 y comienzos de los años 90 del siglo pasado, teniendo su punto más alto en los recientes años 2020, 2022 y lo que va del 2023 de este nuevo siglo 21.

Estamos en presencia del nacimiento de un nuevo orden mundial, de carácter tripolar, con eje en Asia Oriental, EE.UU y Europa, destacándose a países como China, Rusia, India, Estados Unidos y Alemania como grandes protagonistas de esta historia.

La idea de la nota es explicar cronológicamente los hechos disruptivos desde el punto de vista político, social y económico que terminan creando un nuevo orden mundial, con consecuencias directas en el comercio global.

1989 – Reunificación de Alemania. Fin de la Guerra Fría. Siempre ejemplificada con la caída del muro de Berlín, significó en realidad, la desaparición de: Alemania Oriental como país, del régimen socialista soviético (comunismo) como sistema político y de la economía centralmente planificada como sistema económico, quedando unificado el país y con un solo sistema tanto en lo político como en lo económico, siendo los mismos el régimen Democrático y el Capitalismo, respectivamente.

1990 – Guerra del Golfo. Invasión de Irak a Kuwait, aliado estratégico de Estados Unidos en el tema petrolero, le da la excusa perfecta al mismo, para lanzar una gran campaña militar, con un gran despliegue de poder, y en una operación intensa, pero de corta duración, recupera Kuwait y entrega nuevamente el gobierno a sus legítimos gobernantes.

1991 – 1992 – Desintegración de los Balcanes. República Popular de Yugoslavia, también comunista, después de la muerte de su presidente el Mariscal Tito en 1980, y debido al autoritarismo político, al estancamiento de los sistemas productivos, lleva a las guerras yugoslavas, culminando con la fragmentación del país, llamándose desde 2003 Serbia y Montenegro, y comprendiendo en su territorio a  6 estados soberanos, entre ellos Eslovenia, Croacia, Montenegro, Bosnia – Herzegovina, Macedonia del Norte, Serbia y dos provincias autónomas dentro del mismo territorio: Kosovo y Voivodina.

1991 – Finalmente, caída y desaparición de la URSS. Ante las reformas económicas (Perestroika),  impulsadas por el entonces presidente Mijaíl Gorbachov,  finalmente se desintegra el país, transformándose en 15 países nuevos, siendo Rusia la heredera de todo el poderío político (seguirán siendo comunistas), económico y militar. Desaparece la economía centralmente planificada y la economía migra hacia una de mercado, se vuelve capitalista.                   {

Corolario: EE.UU potencia hegemónica, gendarme del mundo. El mundo se vuelve Unipolar.

1995. Creación de la OMC. Se da una gran Integración Multilateral. Hoy en 2023, cuenta con 164 países miembros que concentran el 98 % del comercio global. También una gran Integración Regional con proliferación de acuerdos y conformación de bloques comerciales.

El maremoto de globalización 3.0 que hemos experimentado comenzó alrededor de 1990, con el final de la Guerra Fría y la apertura de China, la integración de Europa, los acuerdos globales para reducir las barreras comerciales y el desarrollo de internet.

Otros hechos trascendentes de los 90. Irrupción de Internet y la Revolución de la inteligencia informática – TICS. Llevando a la automatización de los sistemas informáticos.

2000 – Nuevo Milenio, nuevos hechos disruptivos.

«Es muy importante que China ingrese a la OMC para garantizar que sus mercados estén abiertos para nosotros, así tengamos que abrir nuestros mercados a China, y para promover la paz y la estabilidad en Asia, incrementando la posibilidad de un cambio positivo en China«. Bill Clinton, año 2000.

2001 – Ingreso de China a la OMC,con todo lo que eso significa.

2001 – Ataque terrorista de Al Qaeda (Afganistán) al corazón financiero y comercial de EE. UU., generando un punto de inflexión en el mundo unipolar.

2004 – Se considera oficialmente el nacimiento de las redes sociales con la aparición de Facebook.

2008 – Crisis financiera y económica global. Trajo aparejado el (Re) Surgimiento de poderosos países emergentes (otrora pobres), como China, India y Rusia, quienes son los que traccionarán la demanda mundial y motorizando el comercio mundial, ante la caída de los países occidentales.

2008  surge la Cumbre de jefes de Estado del G 20 (foro de discusión de la economía mundial). Mundo se transforma en multipolar. EE.UU no puede manejar solo la agenda de temas globales.

2008 nacimiento de los BRIC. Brasil, Rusia, India y China comenzaron a desarrollar enfoques comunes sobre economía internacional. En 2010 se incorporó Sudáfrica y los BRIC pasaron a ser los BRICS.

2012 ingreso de Rusia a la OMC. No quedan dudas de que ya es una economía de mercado.

2016 formalización del Brexit en la UE e irrupción de Donald Trump en la Casa Blanca.

«El futuro no pertenece a los globalistas, pertenece a los patriotas», declaró ante la Asamblea General de la ONU Donald Trump en 2019, mientras que, al otro lado del Atlántico, el premier británico Boris Johnson impulsaba su Brexit, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, materializada finalmente el 1 de enero de 2021.

Hasta aquí, podemos decir que desde los años 90 del siglo pasado, la revolución de las Tics hizo que cruzaran las fronteras no solo los bienes sino las fábricas, produciéndose el crecimiento de la inversión transfronteriza (extranjera directa), 5 veces más entre 1990 y 2020.

Se genera la globalización de la producción, la dispersión de los sistemas productivos a lo largo del mundo. Los países comienzan a especializarse en algún tramo de la producción de los productos finales, con lo cual verificamos que la producción final de un producto, que antaño se realizaba íntegramente en un solo país, ahora se termina fabricando en 7, 8 u 11 países distintos. Nacen las cadenas globales de Valor, son cadenas de la producción, hoy lideradas por 100.000 empresas multinacionales, y acompañadas también por eficientes cadenas  de suministros.

División Internacional del trabajo.

Todas las transformaciones reseñadas precedentemente, trajeron una nueva división internacional del trabajo. Los países centrales, EE.UU y Europa, producen y exportan tecnología,  servicios y propiedad intelectual, siendo estos los de mayor valor agregado en las exportaciones.

Los países asiáticos, producen y exportan bienes industriales, intensivos en mano de obra, en tanto los países de África, Latinoamérica y el Caribe, siguen exactamente igual que hace cientos de años, productores y exportadores de productos primarios y tropicales.

Conclusión: Todo el proceso lleva a que China se convirtiera en la fábrica del mundo y desde el año 2013, supera por primera vez a EE. UU. en el ranking mundial de países exportadores de bienes, y desde allí, nunca más abandonó el podio, transformándose en el primer exportador mundial de bienes, y, por el contrario, EE. UU. en líder indiscutido y número uno como exportador mundial de intangibles.

Indudablemente, hasta la fecha, las cadenas de valor tienen como centros preponderantes a China. EE. UU. y Alemania, según fuente de UNCTAD.

2020  pandemia del COVID 19 – Aceleración de la intangibilización y tecnologización.

Aparte de lo que significó esta crisis sanitaria mundial para todas las personas del planeta, también produjo caídas de la economía mundial, de inversiones extranjeras directas, del comercio internacional tanto de bienes como de intangibles, y al aumento y proliferación de los acuerdos comerciales. Pero también implicó entrar vertiginosamente a la Revolución Industrial 4.0 (Big data, IOT, AI, Realidad virtual, Ciberseguridad, Digitalización), la que nos define, cuáles son los sectores productivos que están afectando la forma de hacer nuevos negocios y que están determinando la nueva estructura del Comercio Internacional.

Ahora avanza a la par, una cuarta y reciente globalización, que consiste en la internacionalización directa de la producción de servicios, lo que permite crear redes productivas en diversos lugares en el mundo y en simultáneo, todo a través de Tele migraciones.

La  “vieja globalización” producida por el transporte de bienes y cruce de fábricas a través de las fronteras, está dando paso a una nueva, en dónde asistimos al cruce de fronteras de los servicios y propiedad intelectual. En esta etapa, lo que se globaliza no es lo que producimos sino lo que hacemos, y los servicios son los protagonistas.

Cadenas de valor evolucionan hacia un uso más intensivo del conocimiento. La nueva cara de la globalización es el tráfico de intangibles, que hoy son más de la mitad del total del comercio global.

– 2022 entra en vigor el Acuerdo de Libre Comercio más grande del mundo.

“Asociación Económica Regional” – RCEP. Está conformado por 15 países, con una población de 2.300 Millones, representando un 30 % PIB Mundial y concentrando el 28 % del Comercio Global.

«El siglo XXI va a ser el siglo asiático; ahí estará el centro de gravedad de la economía mundial», afirmó el consultor geopolítico Mahbubani.

Es particularmente sorprendente, lo rápido que ha crecido la clase media en esa región. En el año 2000, la población de clase media era de solo 150 millones, pero para 2020 creció a 1.500 millones. Y para 2030 crecerá hasta alcanzar los 3.000 millones.

– 2022 febrero, invasión de Rusia a Ucrania. Principales motivos, tienen que ver con que Rusia se siente acorralada por la OTAN (Ucrania y Georgia candidatos a ser nuevos miembros de la organización), desilusionada tras 30 años de acercamiento a Occidente y cansada de venderle energía barata a Europa.  Estamos asistiendo a una gran tensión global, crisis económica, conflictos bélicos, crisis energética, quiebra de bancos de renombre, aumento del costo de vida.

Del otro lado del mundo, tenemos que los gobiernos cambiaron, pero el discurso no tanto…”Nuestro futuro manufacturero, nuestro futuro económico, nuestras soluciones de la crisis climática, todo se hará en Estados Unidos”, dijo en la Casa Blanca Joe Biden al anunciar sus compromisos “Made in América” en 2022.

2023 – Proceso de Nearshoring, Friendshoring y Ally shoring por parte de Estados Unidos. Preocupaciones de seguridad nacional en EE.UU y Europa, están afectando el comercio de ciertos bienes, ya que algunos segmentos de mercados se rigen más por la política que por la economía. Indudablemente todo esto conlleva grandes riesgos. Ejemplo: Los chips semiconductores de gama alta que son «esencialmente el petróleo digital para la economía mundial“.  El 92% de todos esos chips se hacen en Taiwán. Eso es producto de la globalización: era más barato hacerlos allí y muy fácil, siempre y cuando todo lo demás funcionara. Pero dado el nivel de tensión entre China y Taiwán, «ahora es un problema».

Lo expuesto, justifica desde el punto de vista de occidente, tener más de un proveedor y garantizar que la seguridad nacional no dependa de empresas de un solo país. Un caso, sería la dependencia de un país como China para los insumos críticos, ya sean las tierras raras que se necesitan en las baterías para la energía renovable o paneles solares. Indudablemente, en algunas áreas, hay más de una razón para tener cadenas de suministro más amplias.

Dado que las relaciones comerciales tienden a ser recíprocas, si EE. UU. y Europa deciden comerciar menos con China, el gran interrogante es ¿comenzará Asia a des globalizarse poniendo más barreras comerciales? Si bien ya es el mayor ecosistema económico, por formar parte del área de libre comercio más grande del planeta, nunca dejará de hacer negocios con países lejanos. Un ejemplo concreto: Brasil, que está mucho más cerca de EE. UU. que, de China, hace 20 años tardaba un año en exportar US$1.000 millones a China; ahora tarda 72 horas.

Los datos comerciales del comercio de mercancías aún no muestran esta fragmentación: el comercio entre China y EE. UU., entre China y la UE, entre la UE y EE. UU. sigue siendo bastante sólido. “Se debe tratar de que las tensiones  geopolíticas no se manifiesten en términos reales“. Ngozi Okonjo-Iweala (Directora General de la OMC).

Estamos en un momento difícil en el mundo con las vulnerabilidades que hemos visto en las cadenas de suministro durante la pandemia y con la guerra en Ucrania. Sin embargo, es una gran oportunidad para construir resiliencia, y también para la necesaria diversificación de las cadenas de suministro y la desconcentración de la fabricación a los países en desarrollo que no han tenido la oportunidad de ser incluidos en esta riqueza global, y la creación de empleo que tuvo lugar en esta ola de globalización bajo análisis. Esto es lo que la OMC llama ‘Re-globalización’, una globalización más inclusiva. Sin embargo, es necesario recordar, que la globalización sacó a más de mil millones de la pobreza, no sólo de China (500 millones menos de pobres), sino en otras partes del mundo.

Conclusión: en 2023, el comercio internacional se encuentra en una fase de reconfiguración por los cambios ocurridos a nivel geopolítico. El mundo ahora es Tripolar, y los flujos de comercio más importante serán en principio, y fundamentalmente, Norte a Norte, es decir, entre Europa – Asia Oriental y EE. UU., y en dónde resalta y adquiere más importancia el concepto de Nearshoring.

Mgter. Gustavo Fadda

julio 2.022