Denuncian a empresas que realizaron operaciones de comercio exterior por fuera de la normativa vigente

0
38
La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la Aduana, denunció a 12 empresas que efectuaron operaciones de importación y exportación por una suma que alcanza los 64.119.000 de dólares, en concepto de multas y perjuicio fiscal.

El organismo detalló en un comunicado que las tres firmas fueron acusadas por subfacturar mercadería del rubro informático, mientras que otras nueve –del rubro textil– se las investiga por utilizar licencias de importación apócrifas.  Entre todas las empresas denunciadas, se destaca el caso de una firma exportadora que trianguló sus operaciones intentando girar divisas hacia un paraíso fiscal.

El hecho fue investigado por los inspectores fiscales a partir de los datos obtenidos mediante el convenio de intercambio de información que la AFIP celebró con el Servicio de Rentas Internas de Ecuador. Según pudieron constatar, ese país era el comprador de la mercadería, pero la factura de la maquinaria vendida se trianguló a través de Panamá.

Por su parte, las empresas del rubro textil son conocidas en el ramo por trabajar con grandes volúmenes de ventas de sábanas y toallas en el mercado interno. En lo que corresponde al control efectuado sobre las operaciones de las empresas informáticas, la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca) colaboró con las investigaciones y aportó datos necesarios para la valoración de la mercadería.

Las denuncias radicadas en los Juzgados Nacional Penal y Económico Nº 1,3,5,6,7 y 8  se basan en los artículos 954 y 863 del Código Aduanero. El valor de las multas es de 1 a 5 veces el importe del perjuicio fiscal que resulta de la declaración inexacta de la mercadería. Asimismo, prevé prisión de 2 a 8 años para quienes impidan o dificulten mediante “ardid” o “engaño” el adecuado ejercicio de las funciones del servicio aduanero para el control sobre importaciones y exportaciones.

Los  procedimientos de control permiten ejercer la defensa de la producción nacional y de los puestos de trabajo, dado que la subfacturación y la documentación apócrifa atenta contra las empresas y PYMES nacionales que generan producción y empleo para los argentinos.

 

 

Fuente: Administración Federal de Ingresos Públicos