Descifrando la diferencia entre Logística y Distribución – Mgter. Roberto Zagal Pastor (desde Perú)

0
657

En el complejo mundo empresarial actual, los términos «Logística» y «Distribución» a menudo se utilizan indistintamente, lo que puede llevar a una confusión significativa. Sin embargo, es esencial comprender las diferencias fundamentales entre estos dos conceptos para optimizar eficientemente las operaciones comerciales y brindar un servicio excepcional a los clientes. En este artículo, exploraremos las diferencias clave entre logística y distribución, y cómo ambas funciones desempeñan un papel crucial en el éxito de una organización.

La logística

La logística es mucho más que simplemente mover productos de un lugar a otro. Se trata de un conjunto integral de procesos que abarcan diversas etapas y actividades necesarias para asegurar que los bienes y servicios lleguen de manera eficiente y efectiva desde su origen hasta su destino final, ya sea un consumidor o una empresa. Esta disciplina engloba una amplia gama de tareas interrelacionadas que van desde la planificación hasta la ejecución y el control, con el objetivo de garantizar un flujo de productos y servicios sin contratiempos.

En primer lugar, la logística implica la planificación cuidadosa de todos los aspectos involucrados en la cadena de suministro. Esto incluye determinar cuántas materias primas se requieren, cuándo y cómo deben ser adquiridas, así como la identificación de proveedores confiables. Esta fase también se enfoca en la gestión de inventarios para evitar escasez o exceso de existencias, lo que podría resultar en costos adicionales.

Una vez que las materias primas y los productos terminados están listos, la logística abarca la gestión de su almacenamiento. Esto implica decidir dónde y cómo almacenarlos de manera eficiente para minimizar los costos de almacenamiento y asegurarse de que estén disponibles cuando se necesiten. Además, el embalaje adecuado es crucial para proteger los productos durante el transporte y el almacenamiento, así como para optimizar el espacio y los recursos.

La siguiente etapa es el transporte, que es un componente esencial de la logística. Implica seleccionar las rutas más eficientes y los medios de transporte adecuados para mover los productos desde los centros de producción hasta los puntos de distribución y, finalmente, hasta los clientes. La gestión de la cadena de suministro también es crucial en esta fase, ya que implica la coordinación constante entre los diferentes actores involucrados en la cadena, desde proveedores hasta distribuidores y minoristas.

En última instancia, el objetivo central de la logística es optimizar todo este proceso. Esto significa encontrar el equilibrio entre la velocidad, el costo y la calidad en cada una de las etapas. La logística busca minimizar los tiempos de espera, los costos de transporte innecesarios y el desperdicio de recursos, al tiempo que maximiza la satisfacción del cliente y la eficiencia operativa.

La distribución

La distribución es una fase crítica dentro del proceso logístico que se concentra en el movimiento de productos desde los centros de almacenamiento hasta los clientes finales. Aunque está estrechamente

relacionada con la logística en su conjunto, la distribución se enfoca en una serie de aspectos específicos que tienen un impacto directo en la satisfacción del cliente y en la efectividad general del proceso.

Uno de los aspectos fundamentales de la distribución es la gestión de rutas. Esto implica tomar decisiones estratégicas sobre cómo transportar los productos desde los almacenes hasta los puntos de venta o los destinos finales. Se trata de seleccionar las rutas más eficientes, considerando factores como la distancia, el tráfico, las condiciones climáticas y los costos asociados. Una planificación de rutas efectiva puede reducir significativamente los tiempos de tránsito y los costos operativos.

La programación de entregas también es una parte esencial de la distribución. Esto implica establecer horarios y fechas para las entregas a los clientes o a los minoristas. Una programación precisa y coordinada puede ayudar a evitar retrasos y asegurar que los productos lleguen puntualmente, lo que es fundamental para mantener la confianza del cliente y la satisfacción.

Por último, la satisfacción del cliente es un objetivo primordial en la distribución. Asegurarse de que los productos lleguen en las condiciones adecuadas, sin daños ni deterioro, es esencial para mantener una base de clientes contenta. La distribución también se relaciona con proporcionar opciones de seguimiento de envíos y una atención al cliente efectiva en caso de problemas o consultas.

En conclusión, aunque logística y distribución están estrechamente relacionadas, tienen enfoques y alcances diferentes en el mundo empresarial. La logística abarca la gestión integral de la cadena de suministro, mientras que la distribución se concentra en la entrega de productos al cliente final. Comprender esta diferencia es esencial para crear una estrategia holística que impulse el éxito a lo largo de toda la cadena de valor. Al final del día, una combinación eficiente de ambas funciones es la clave para el crecimiento y la longevidad en un mercado altamente competitivo.

Mgter. ROBERTO ZAGAL PASTOR

Magister en Derecho con Mención de Aduanas, Abogado graduado de la Universidad de Lima, Especialista en Aduanas egresado de la Escuela Nacional de Aduanas – ENA, con estudios de especialización en materia tributaria y aduanas. Asesor en Comercio Exterior y Aduanas. Docente a nivel universitario y de Posgrado. Autor de Libros en materia de Comercio exterior y Derecho Aduanero.

Canal YouTube: RZ Aduanas https://bit.ly/3HAenFH

Página Web: www.rzaduanas.com