El acuerdo comercial Sur-Sur es clave para un crecimiento más sostenible e inclusivo – UNCTAD

0
62

 

Con una ratificación más, el Sistema Global de Preferencias Comerciales entre Países en Desarrollo liberará todo el potencial de un mercado de $16 billones con más de 4 mil millones de personas.

A finales de 2022, Brasil ratificó compromisos bajo el Sistema Global de Preferencias Comerciales entre Países en Desarrollo (GSTP), reavivando el interés internacional en el acuerdo comercial, ahora a solo una ratificación de entrar en vigor.

Los 42 miembros del GSTP de África, Asia y América Latina albergan a 4000 millones de personas y representan un mercado combinado de $16 billones, alrededor del 20 % de las importaciones mundiales de mercancías.

El Grupo de los 77 , una coalición de países en desarrollo, estableció el acuerdo hace más de tres décadas para impulsar el comercio entre ellos.

“Ahora hay una ventana de oportunidad para el SGPC”, dijo el secretario general adjunto de la UNCTAD, Pedro Manuel Moreno, el 8 de mayo en la sesión de apertura del Foro de Comercio de la ONU 2023 , que se centró en el acuerdo.

El GSTP promueve el comercio entre los países en desarrollo, también conocido como comercio Sur-Sur, al reducir los aranceles sobre los bienes que importan entre sí. Dichos recortes reducen el precio final de un producto para los consumidores, haciéndolo más competitivo.

La UNCTAD estima que si los miembros del GSTP implementan los compromisos de reducción de aranceles de la última ronda de negociaciones, conocida como el «Protocolo de la Ronda de São Paulo», podrían impulsar su prosperidad colectiva en alrededor de $ 14 mil millones.

Las concesiones arancelarias abarcarían productos desde pescados y alimentos hasta prendas de vestir y productos para máquinas, dependiendo de los compromisos de cada país.

Crecimiento más rápido que el comercio mundial

El SGPC ayudaría a desbloquear todo el potencial del comercio Sur-Sur, que ha crecido más rápido que el comercio mundial.

“El comercio Sur-Sur, durante mucho tiempo solo una aspiración, se ha convertido en una de las principales fuerzas responsables del crecimiento y el desarrollo en las últimas dos décadas”, dijo Rubens Ricupero, economista brasileño y exsecretario general de la UNCTAD.

El comercio entre países en desarrollo ha aumentado a una tasa anual promedio del 9,8 % desde 2000, alcanzando los $5,3 billones en 2021. Durante el mismo período, el comercio mundial creció a un ritmo más lento del 5,5 %.

El Sr. Moreno destacó que también se observaron buenos resultados para productos con alto valor agregado. En 2021, dijo, el comercio Sur-Sur representó casi el 60% de las exportaciones de alta tecnología de los países en desarrollo.

Socios comerciales, no competidores

El potencial del SGPC como herramienta para la cooperación comercial es particularmente evidente en el sector agrícola.

Los miembros del acuerdo abarcan todo el mundo, lo que significa que los cultivos que cultivan y los alimentos que producen se complementarán en lugar de competir entre sí.

Por ejemplo, mientras que los países sudamericanos exportan principalmente semillas oleaginosas, carnes y cereales, India suele exportar arroz, crustáceos, té y especias, mientras que para Marruecos las principales exportaciones son productos pesqueros, hortalizas, azúcar y miel.

Por lo tanto, el aumento del comercio agrícola entre los miembros probablemente generaría beneficios para todos y ayudaría a reforzar la seguridad alimentaria.

Comercio para abordar desafíos compartidos

Además de la seguridad alimentaria, el GSTP permitiría a los países en desarrollo abordar otros desafíos compartidos, como el cambio climático y la contaminación.

Aunque históricamente los países en desarrollo son los que menos han contribuido a las emisiones globales de CO2, son los más afectados por los efectos.

El máximo órgano de decisión del GSTP, el Comité de Participantes, puede examinar y convocar una nueva ronda de negociaciones para la integración comercial en áreas como las energías renovables y los productos naturales.

Reducir las tarifas de los bienes y servicios de energía renovable podría impulsar la transición energética en los países en desarrollo y ayudarlos a cumplir con sus compromisos climáticos en virtud del Acuerdo de París.

El acuerdo también podría crear un mercado más grande para los sustitutos de los plásticos naturales, como las algas, el bambú y los desechos agrícolas.

Muchos miembros del GSTP tienen este tipo de materiales en abundancia y podrían usarlos para hacer versiones ecológicas de pajitas, envoltorios de alimentos y otros productos de consumo de plástico.

Vahini Naidu del South Centre, una organización intergubernamental de países en desarrollo, dijo que esta es un área que “merece un examen más profundo” con el marco del GSTP.

Federico Villegas, embajador de Argentina en Ginebra y actual presidente del comité, dijo que planea darle “nueva vida al acuerdo revitalizando su proceso intergubernamental para implementar iniciativas de alto impacto que permitan a los países en desarrollo responder a los desafíos globales”.

Fuente: UNCTAD