El presidente Luiz Inácio Lula da Silva consideró “extremadamente exitosa” la cumbre entre la CELAC y la Unión Europea.

0
115

“En el caso del Mercosur, nos interesa tener la posibilidad de recuperar la posibilidad de reindustrializarnos. Por eso hacemos este gesto de reivindicación, para que podamos exportar manufacturas, cosas con más valor agregado, generar más empleos calificados. Por eso no renunciamos a las compras gubernamentales”

“Vengo a decirles que fue una reunión sumamente exitosa. Creo que de todas las reuniones que participé con la Unión Europea, esta reunión fue la más exitosa de todas”, afirmó el presidente. “Y el hecho de que celebráramos la reunión entre la CELAC y la Unión Europea, con la participación de 60 países, demostró de manera inequívoca el interés de la Unión Europea por poner la mirada en América Latina”.

El presidente destacó el anuncio de un programa europeo de inversión en la región que, según la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, debe llegar a 45 mil millones de euros (alrededor de R$ 242 mil millones). El bloque europeo también se comprometió a contribuir a combatir la deforestación de los bosques tropicales.

ACUERDO UE-MERCOSUR – El presidente también se refirió a las negociaciones para el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. Aunque hay importantes puntos de negociación para ajustar, dijo que estaba extremadamente optimista sobre poder finalizar el acuerdo este año. “Por primera vez soy optimista de que concluiremos este acuerdo a finales de este año. Soy tan optimista que ya digo ‘este año’”, bromeó el presidente.

Lula señaló que el gobierno brasileño entregó una propuesta a los socios regionales Argentina, Paraguay y Uruguay para responder a la carta presentada por los europeos a principios de año, que prevé sanciones en caso de incumplimiento de las metas ambientales. “Hicimos la respuesta brasileña, que está siendo discutida entre los cuatro países, y en dos o tres semanas entregaremos definitivamente la propuesta a la Unión Europea”, explicó Lula.

Para él, hay que tener en cuenta el tema de las compras gubernamentales y la posibilidad de reindustrializar los países del Mercosur. “En el caso del Mercosur, nos interesa tener la posibilidad de recuperar la posibilidad de reindustrializarnos. Por eso hacemos este gesto de exigencia, para que podamos exportar manufacturas, cosas con más valor agregado, generar más empleos calificados. Por eso no renunciamos a las compras gubernamentales.

“Tenemos que aprovechar el potencial de compra que tiene el SUS para que podamos desarrollar internamente una industria de la salud. Podemos producir todo lo que necesitamos, incluso medicamentos. Hay varios medicamentos cuya patente ya venció que podemos producir genéricos de laboratorios brasileños”, citó.

POLÍTICA INTERNACIONAL – Durante la conversación con los periodistas, Lula también destacó los diversos encuentros bilaterales que sostuvo durante su viaje, que incluyeron reuniones con líderes de Alemania, Austria, Barbados, Bélgica, Dinamarca y Suecia y organismos europeos como la Comisión y el Consejo Europeos, además de una reunión sobre Venezuela con representantes del gobierno y la oposición del país y los presidentes de Francia, Colombia y Argentina.

“He realizado 10 bilaterales, con muchos países, todos interesados ​​en visitar Brasil, y también estoy interesado en visitar algunos países, porque es importante que Brasil se abra. Quiero promover muchos encuentros de empresarios brasileños y de la Unión Europea.

El presidente Lula también reveló que, en el viaje de regreso, se reunirá con el presidente de Cabo Verde, José Maria Neves. Los dos mandatarios van a aprovechar la parada técnica para repostar al regreso de la delegación brasileña para un rápido encuentro en la capital caboverdiana, Praia.

PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE – Otro tema abordado fue el tema de la protección del medio ambiente y el combate al cambio climático. El mandatario recordó que el próximo mes se realizará la Cumbre Amazónica en Belém, y que además de las naciones amazónicas, invitó a países que aún tienen bosques tropicales, como Indonesia, Congo y República Democrática del Congo, a discutir propuestas conjuntas para las próximas cumbres climáticas.

“Vamos a tener, por primera vez en 45 años, una reunión con todos los países amazónicos para discutir una estrategia en defensa del territorio amazónico, teniendo en cuenta que en la Amazonía de Sudamérica hay 50 millones de seres humanos que necesitan tener calidad de vida. Con esta reunión pretendemos preparar un documento para ser llevado a la COP-28, que se realizará a fin de año en Emiratos Árabes Unidos”, señaló.

El objetivo, según Lula, es que para 2025, cuando se realice la COP-30, también en Belém, se defina un compromiso global para la preservación de los bosques tropicales que tenga en cuenta la responsabilidad de las personas que viven en esas regiones, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales.

“Este, para nosotros, es el principal motivo de esta reunión, porque vamos a presentar, ahora en agosto, una propuesta de transición energética y transición ecológica. Brasil le va a mostrar al mundo que definitivamente vamos a entrar en la llamada bioeconomía, la economía verde, para que podamos servir de ejemplo para el mundo, y para que podamos hacer nuestra contribución en el tema de la preservación del planeta”, declaró.