En Chile, la CAC expuso en un encuentro de cámaras sudamericanas enfocado en venta ilegal y contrabando

0
207

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) participó días atrás en Chile en un encuentro de cámaras de comercio sudamericanas con el eje puesto en la venta ilegal y el contrabando en la región. Lo hizo junto con delegaciones de Bolivia, Perú y el país anfitrión, que analizaron la problemática, postularon las herramientas utilizadas y firmaron un compromiso conjunto para potenciar los esfuerzos a fin de erradicarla. La Entidad estuvo representada por su presidente, Natalio Mario Grinman y el jefe de su Departamento de Economía, Matías Bolis Wilson.

Es importante intercambiar experiencias con entidades de la región que, como la nuestra, defienden los intereses del comercio legalmente constituido. Hace muchos años que desde la CAC monitoreamos la venta ilegal, difundimos la problemática y hacemos gestiones para combatirla junto con el contrabando y la falsificación de marcas”, expresó Grinman tras el encuentro al que fue convocada la Entidad como voz autorizada en el tema. “Esa lucha es una forma de promover la competencia leal y defender a quienes mayor empleo generan en Argentina. En un país en el que se están haciendo los mayores esfuerzos para salir a flote, la venta ilegal constituye un lastre que urge remover”, continuó.

Junto a Grinman también se pronunciaron los demás representantes de las cámaras convocadas. El chileno José Pakomio, titular de la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo (CNC), sostuvo que “esta inédita iniciativa busca generar una instancia de colaboración internacional entre las distintas cámaras de comercio de nuestros países vecinos para que, juntos, combatamos el flagelo del comercio ilícito. Nuestro Observatorio del Comercio Ilícito y de Seguridad nos ha transformado en un actor muy relevante en el combate al comercio ilegal y el resguardo de la seguridad pública por medio de acciones proactivas y propositivas. Esperamos que esta instancia permita tender nuevos puentes que nos lleven a continuar trabajando mancomunadamente, para que, juntos, cosechemos los frutos de este encuentro y entreguemos una clara señal al crimen organizado: no podrán ganar esta batalla”.

Por su parte, en representación de Bolivia expuso Eduardo Herrera, director de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO), señaló que “reconocemos que es necesario abordar el contrabando y el comercio ilícito como un crimen transnacional que afecta significativamente a las empresas en nuestro continente. En este contexto, el primer encuentro en Santiago de Chile cobra especial importancia, ya que permite coordinar esfuerzos con las Cámaras Empresariales más relevantes de Argentina, Bolivia, Chile y Perú”.

Por otro lado, la secretaria técnica de la Comisión de Lucha contra el Comercio Ilícito de la Sociedad Nacional de Industrias de Perú (SNI), Silvia Hooker, resaltó la importancia de que los grupos empresarios de distintos países compartan experiencias, buenas prácticas e información respecto a la situación del comercio ilícito en la región: “Ello debido a que este flagelo es una problemática transfronteriza que requiere de la coordinación de sector público y privado de los países afectados. En ese sentido, consideramos relevantes espacios como los generados por la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile en este primer encuentro de Cámaras”.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias de La Paz, Bolivia (CNI), Pablo Camacho, consideró altamente positivo generar alianzas públicas y privadas ante el comercio ilícito en la región: “En Bolivia, el contrabando representa el 8% del PIB, llegando a 3.330 millones de dólares, con efectos negativos sobre más de 39 mil industrias y afectando a más de 600 mil empleos industriales”.

Compromiso internacional

En la jornada, además de presentarse los resultados de una encuesta sobre la percepción del comercio ilícito y contrabando, los representantes de las cámaras firmaron un compromiso orientado a combatir el fenómeno del comercio ilícito, con énfasis en el contrabando perpetrado por grupos de crimen organizado. El propósito del acuerdo es impulsar la competencia justa en el ámbito del comercio internacional, fomentar las actividades comerciales legítimas e impulsar la creación de fuentes de empleo formales y seguras para miles de personas. Además, se busca estimular instancias de diálogo y crear espacios de colaboración entre los representantes del sector público y privado de cada nación.

En esa sintonía, durante la jornada de apertura los equipos técnicos de los distintos participantes, incluyendo al economista jefe de la CAC, intercambiaron experiencias y metodologías, siendo que la Entidad elabora informes desde 2003 y gestiona ante organismos gubernamentales propuestas para la mejora del ecosistema del sector a favor del comercio legalmente constituido.

Entre las diversas actividades de las que participó la CAC estuvo la visita al barrio Meiggs, en Santiago, reconocido polo de venta ilegal callejera que le ganó la batalla al comercio formal en esa región.