Estados Unidos patea el tablero multilateral: sus razones y consecuencias – Dra. Maria José Etulain

0
60

 

El pasado 24 de febrero se dio a conocer el Reporte presentado por la Representación Comercial de Estados Unidos al Congreso Nacional sobre el nivel de cumplimiento de China respecto a los compromisos asumidos por ese país frente a la Organización Mundial del Comercio (2022 Report to Congress On China’s WTO Compliance – United States Trade Representative February 2023)

En 70 vívidas páginas este documento explica porqué Estados Unidos se alejará de las soluciones multilaterales OMC para enfrentar los desafíos que China ha generado al participar sin buena fe y con fuerte sesgo intervencionista en el comercio mundial.

Desde su inserción a la comunidad OMC en 2001, y pese a las declamaciones realizadas en torno al libre comercio, China ha presentado pobres resultados sobre los objetivos planteados como necesarios para mantener niveles de buena fé e intercambio leal con los países miembros. Sustancialmente los compromisos requerían que China abrace los principios del libre comercio e implemente modificaciones institucionales relevantes que quedaron a mitad de camino. Como resultado de este desbalanceo de obligaciones, China ha cuadruplicado su economía a costa de sus socios OMC.

Al decir del reporte en comentario, China opera con el mundo haciendo uso de las ventajas del multilateralismo (acceso a mercados y aranceles preferenciales), al mismo tiempo que impide que empresas extranjeras participen libremente dentro de su mercado. Simultáneamente China sostiene sobre las empresas chinas la determinación de sus políticas comerciales y ofrece subsidios diversos, los cuales generan excesos de oferta de bienes que, desparramados en el mercado global, ocasionan perjuicios económicos severos en las economías del resto de los países miembros de la OMC. Esta práctica se ha profundizado a partir de 2013, con el recambio de lideres en el Partido Comunista y el gobierno.

Con mayor nivel de detalle en materia de servicios, productos agrícolas, pesca, medioambiente, propiedad intelectual, derechos laborales y tecnología, el informe demuestra que China no ha abandonado sus prácticas intervencionistas estatales sobre las empresas en general, generando una discriminación en contra de las inversiones extranjeras en su país. Y cuando se le solicita que implemente mayor liberalización de su régimen comercial, pese a su tamaño e impacto, afirmar ser un país “en desarrollo”.

Como broche de oro, China sistemáticamente impide que se realicen de manera acabada sus exámenes de política comercial previstos, retaceando información.

Dado el impacto económico que el gigante asiático tiene sobre la economía global, y considerando la situación amenazante para la seguridad nacional, el Reporte menciona que deberá recurrirse a remedios por fuera de los consensuados en la OMC para proteger su economía, a sus trabajadores y empresas.

En ese sentido, el reporte destaca que el mecanismo de solución de controversias OMC es de alcance limitado (por no decir nulo) para escenarios como el presente, donde el país miembro actúa de mala fe, violentando los ejes que inspiraron el consenso multilateral: sistema comercial internacional basado en políticas de libre mercado.

Por lo expuesto, Estados Unidos anuncia que desarrollará acuerdos y trabajos con aliados y países compatibles, adicionales a lo que puedan estar vigentes y ser efectivos al amparo de la OMC.

Quizá la buena noticia sea que en este mismo Reporte se reconoce la necesidad y conveniencia para Estados Unidos de contar con el fortalecimiento de las relaciones comerciales bilaterales y aun multilaterales con otros países, denominados aliados y socios comerciales con ideas afines (like-minded trading partners). Ejemplo de esta línea de acción son el Consejo sobre comercio y tecnología conformado con la Unión Europea, o la Asociación para el comercio suscripta con Japón.

Estados Unidos ya ha puesto en marcha su acción por fuera de la institucionalidad multilateral generada en la órbita de la OMC. Las razones expuestas marcan con claridad la necesidad de repensar y revisar las concesiones existentes dadas al gigante asiático, especialmente para países periféricos como Argentina.

En definitiva, el manual OMC cruje y las recetas pasadas sobre apertura económica irrestricta no conducirán a ningún espacio positivo. El macroentorno ha cambiado drásticamente y es necesario registrar los nuevos contextos.

Dra. Maria José Etulain

Marzo 2.023

Directora del Centro de monitoreo de investigaciones antidumping.

www.dumpingexperts.com