Gestión de Luis Almagro apuntará a revitalizar, modernizar y hacer más eficiente a la OEA

0
26
Al asumir como Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), para el período 2015-2020, Luis Almagro enfatizó la importancia del diálogo como el principal instrumento para revitalizar el organismo. Sus pilares de gestión incluirán la promoción de la democracia, la transparencia y protección de los derechos humanos. Defenderá la integración de Cuba al organismo respetando sus tiempos y procesos.

Luis Almagro Lemes es el segundo uruguayo que asume el cargo de Secretrario General de la OEA, luego de José Antonio Mora quien estuvo en ese cargo entre 1956 y 1968. Almagro, fue electo como sucesor del chileno José Miguel Insulza el 18 de marzo de  2015 durante la XLIX Asamblea Extraordinaria, en la que obtuvo 33 votos a favor y una abstención.


En su discurso de asunción, reiteró el plan de trabajo el cual se basa en desafiar la realidad y hacerla mejor, desafiar la organización y darle un moderno sentido de gestión. En esa línea, recordó que los principios que animan su propuesta para el desarrollo de las Américas son el diálogo, los derechos humanos y el fortalecimiento de la democracia.


Se buscará fortalecer y hacer de la OEA un instrumento fundamental para el desarrollo para que sea la herramienta de preservación y promoción de la democracia en el continente. “Necesitamos más de esta organización. Dependerá del coraje que tengamos para asegurar las condiciones que permitan a todos los países adquirir mejores condiciones para el desarrollo, acceso a las tecnologías, hacer frente a los desastres naturales y el acceso al diálogo con otros países”, dijo.


Asimismo, señaló que se apostará al pleno goce de cada uno de los derechos humanos, y que el rol del organismo es lograr la igualdad y señaló que la peor desigualdad es la que se sufre a la hora de ejercer los derechos, para lo que se debe asegurar el pleno goce de los derechos sociales, económicos, civiles y políticos.


“La OEA es el instrumento fundamental de la democracia”, aseguró y subrayó que ésta impone tolerancia, respeto, capacidad de construir junto al diálogo, de entender el derecho de cada ciudadano y el espíritu de las comunidades.

En esa línea, sostuvo que el trabajo que comienza procurará reivindicar el rol del organismo como  guiar de los países. “La OEA no puede ser una organización de uso neutral, tiene que ser la expresión del compromiso con el más pleno respeto de cada una de estas fundamentales herramientas e instrumentos que tiene la organización. Herramientas e instrumentos que hacen al desarrollo de nuestra gente y que deben generar oportunidades para la gente”.


Almagro agregó que el hemisferio está harto de la exclusión, el racismo y la persecución, por lo que durante su administración se promoverán más derechos para más personas, en el marco de la promoción de la paz y la defensa de la democracia, poniendo especial énfasis en los procesos electorales transparentes.


Entre las iniciativas centrales que se realizará en su gestión, se creará una Escuela de Gobierno para funcionarios públicos, para fortalecer prácticas de transparencia, la búsqueda de consensos para reformas y que pondrá el énfasis en la lucha contra la corrupción y los procesos de rendición de cuentas.


Por otra parte, subrayó que se trabajará especialmente para la integración de Cuba al organismo, respetando sus tiempos y procesos, así como también en la mejora de la interconectividad en el Caribe.


Asimismo, señaló la seguridad ciudadana como una de las principales preocupaciones de los países del hemisferio, así como también la prevención de conflictos sociales, facilitando el diálogo entre inversionistas, los estados y sus comunidades, especialmente en los sectores productivos claves que generan riqueza y conflicto.


Prevención de desastres naturales y el desarrollo de un sistema de educación para lograr mejores impactos a nivel primario, secundario y terciario, también integran la agenda de la gestión que comienza.


En el proceso de revitalización de la OEA se promoverá el alineamiento entre la visión estratégica del organismo y las demandas de los servicios que ofrece el organismo, en una lógica de integración y cohesión entre personal, los gobiernos y la Secretaría General para lograr que las acciones cuenten con el apoyo de todos.


En una política orientada a resultados, se realizarán reuniones con todos los sectores involucrados, con diálogo de ida y vuelta, y que se materializará con la realización de un cabildo abierto.


“Queremos una OEA cercana a la gente”, sentenció y llamó a los gobiernos y sus representantes en el Consejo Permanente a trabajar juntos para alinear las actividades, con la visión alinead y tener una organización más eficiente, menos diplomática y que contribuya  a la resolución de las diferencias.