Giorgi convocó a marcas líderes de indumentaria a asociarse y ganar nuevos mercados para sustituir importaciones por 300 millones de dólares

0
82


 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ministra de Industria, Débora Giorgi, recibió hoy a empresarios de marcas líderes del sector indumentaria, marroquinería y accesorios y a directivos de la Fundación Pro Tejer a quienes impulsó a asociarse para ganar escala, llegar a nuevos segmentos del mercado en los que se pueden sustituir importaciones por 300 millones de dólares e incrementar sus exportaciones. Giorgi ofreció a los empresarios el Programa de Financiamiento del Bicentenario a tasa fija del 9,9% para ampliar su capacidad productiva y extender las redes de comercialización del sector.

“Estamos buscando crear una oferta de ropa de calidad y diseño a precios más accesibles” dijo Giorgi y detalló que “el último año el sector textil invirtió más $ 1.600 millones en ampliación de plantas y equipamiento, de la mano de un crecimiento de un 150% entre 2003 y 2011, que triplicó sus exportaciones y hubo empresas que multiplicaron por diez sus ventas y sus puestos de trabajo”.

La ministra recibió al presidente de la fundación Protejer, Marco Meloni, y a directivos de las marcas Grisino, Cardón, Prune, Kosiuko, Wanama, Vesubio y Jazmín Chebar, con quienes destacó que en la cadena de valor textil indumentaria de Argentina dos tercios de las marcas consolidadas entre las líderes del mercado son nacionales, al contrario de lo que sucede en la mayor parte del mundo donde ese segmento de mercado es ocupado por marcas globales.

Los representantes de estas marcas explicaron que en algunos casos pasaron de tener 20 empleados a 200 en los últimos años y algunos ya empezaron a desarrollar marcas para ganar nuevos segmentos de mercado (por ejemplo Cardón con Pampero).

Giorgi aseguró que la venta de ropa argentina tiene un gran potencial debido a “la calidad y la cantidad de marcas consolidadas tanto acá como en el exterior” y en ese sentido los convocó a integrarse junto con los actores de la cadena del cuero, diseñadores y fábricas de ropa para desarrollar una marca nacional de ropa de cuero de altísima calidad, con el objetivo de potenciar la agregación de valor del reconocido cuero argentino y exportarlo a todo el mundo.

La ministra puso a disposición de los empresarios los créditos del Bicentenario – prestamos a tasa del 9,9% anual fijo en pesos, con 1 año de gracia y 5 de plazo – y destacó el dinamismo de ese sector en la toma de este financiamiento blando: desde que se inició el programa, el sector textil tiene aprobados 15 proyectos por $ 184 millones que generarán inversiones por más de $500 millones y alrededor de 750 puestos de trabajo.

Además, desde el Ministerio de Industria se apoya al sector con el Plan Nacional de Diseño, que brinda múltiples herramientas de apoyo a la producción vinculada a la agregación de valor en la cadena textil – financiamiento, capacitación, asistencia técnica- y el aporte de las cooperativas de trabajo que impulsa el Estado Nacional para la confección de prendas, tejidos e hilados.

Participaron de la reunión Eduardo Kozac por Grisino; Marcelo Chalub por Cardón; Lucas Farrel por Prune; Sebastián Vivona por Kosiuko; Emiliano Fitá por Wanama; Joaquín Gobtib, por Vesubio y Claudio Drescher por Jazmín Chebar; y Mariano  Kestelboim, de la Fundación Protejer.

Crecimiento del sector textil

La industria textil había llegado en 2002 a reducir la actividad a su mínimo histórico y luego, a partir de las políticas impulsadas por el gobierno nacional, comenzó una nueva etapa de crecimiento, con una expansión acumulada de casi el 150% entre 2003 y 2011.

Además, en el último año el 60% de las empresas aumentó sus ventas y el 40% de las empresas registraron un aumento en el número de empleados, ambos con respecto al año anterior y las exportaciones superaron los 800 millones de dólares (un 50% más que en 2010) y 160 mil toneladas.

En el Foro de la cadena textil del Plan Estratégico Industrial 2020 el Estado Nacional garantizó protección y financiamiento, y reclamó más inversiones para ganar competitividad en todos los eslabones. Para 2020 las metas son: alcanzar una producción de más de US$ 9.200 millones y ventas en el mercado interno por
US$ 7.500 millones, consolidar un crecimiento de la producción sectorial del 10% anual y 250.000 nuevos empleos.