Giorgi dispuso $300 millones en créditos para pymes de todo el país a tasa bonificada

0
60

 

En la apertura de sobres de la nueva licitación por $ 300 millones para ofrecer créditos a pymes a una tasa del 10% anual, la ministra de Industria respaldó la reforma de la carta orgánica del Banco Central que, dijo, «busca que la entidad se comprometa con este modelo de desarrollo con inclusión».

Ante unos 200 empresarios y autoridades de entidades financieras, Débora Giorgi respaldó la reforma de la carta orgánica del Banco Central. “Busca que esa entidad se comprometa de manera orgánica con este modelo de desarrollo con inclusión”, dijo y aseguró que “eso significa más industria y, por lo tanto, más inversión; es decir, crédito en condiciones de tasa y plazo adecuados para desarrollar proyectos productivos”.

Afirmó, entonces, que “el Banco Central no va a poder nunca defender en serio el valor de la moneda si no se le brinda la capacidad de facilitar inversiones para la industria y el comercio, para que generen la oferta en precio y condiciones de calidad que abastezcan el mercado interno y puedan exportar”.

La ministra encabezó la apertura de sobres de la nueva licitación del Régimen de Bonificación de Tasas destinado a las pymes de los sectores de industria, comercio, construcción y servicios, que permite, con subsidio estatal, que las empresas de todo el país puedan acceder a créditos de hasta$300.000, a una tasa fija del 10% para el caso de micro y pequeñas empresas, y del 12% para las firmas medianas, a plazos de 12, 24 y 36 meses.

Veinte bancos licitaron esos créditos, que tienen una bonificación de la tasa de hasta seis puntos por parte del Ministerio de Industria. Las ofertas para acceder al cupo licitado llegaron a $ 3.000 millones. Las entidades están obligadas a colocar los créditos con subsidio de tasa dentro de los próximos cinco meses y a otorgar créditos a empresas que no estén en su cartera habitual de clientes.

Giorgi destacó que bajo este esquema ya se colocaron $3.000 millones, que se traducen efectivamente en más de 20.000 créditos que llegaron a las pymes de todas las provincias.

Del total licitado a la fecha, el 41% del monto se destinó al comercio, mientras que la industria recibió el 33%. Casi la mitad de las empresas que recibieron los créditos fueron medianas (de ese segmento, el 35% son empresas industriales); el 40% pequeñas y el 15% microempresas.

Las entidades financieras que accedieron a los $300 millones en cupos de crédito y en los cuales las empresas pueden acceder a financiación a tasa subsidiada son Banco Nación, Provincia, Credicoop, Santander Río, Patagonia y Macro (11,14% cada uno); HSBC, Citi, Galicia (7,42% cada uno); de Neuquén y de Formosa (2,23% cada uno); Nuevo Banco de Santa Fe (1,86%); Comafi, Hipotecario y Standar Bank (1,11% cada uno); Santa Cruz y Supervielle (0,37% cada uno); de La Pampa y de San Juan (0,19%) y de Tierra del Fuego (0,15%).

De acuerdo al esquema de bonificaciones, el Ministerio de Industria cubre 4 puntos porcentuales para los créditos a los que accedan las micro y pequeñas empresas, y 2 puntos para aquellos que sean destinados a medianas. Asimismo, se bonificarán 2 puntos anuales más para las operaciones de 36 meses de plazo y 1 punto para las operaciones a 24 meses.

Para aquellas pymes que aún no poseen antecedentes bancarios o tienen dificultades para acceder al financiamiento tradicional, la ministra lanzó -a mediados de febrero pasado- el programa Fonapyme, que ofrece créditos de hasta $1,5 millones a una tasa del 9% anual, fija y en pesos, para acompañar proyectos productivos.

También participaron del acto el secretario Pyme, Horacio Roura; la subsecretaria de Promoción al Financiamiento Pyme, Carolina Maurer, y la directora nacional de Asistencia Financiera, María Guadalupe Acuña, junto a directivos de distintas entidades bancarias y asociaciones empresarias.