La Conferencia conjunta OMI-OIT sobre el trabajo en el mar destaca los derechos de la gente de mar y los pescadores

0
153

La primera Conferencia conjunta OMI-OIT de alto nivel aborda la necesidad de garantizar unas condiciones dignas para quienes trabajan en el mar.

La primera Conferencia conjunta de la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el trabajo en el mar, que tuvo lugar en la sede de la OMI en Londres el 13 de noviembre.

La protección de los derechos y las condiciones de trabajo de la gente de mar y los pescadores en la actualidad, al tiempo que se les prepara para un futuro digitalizado y descarbonizado, fueron los temas clave analizados durante la primera Conferencia conjunta de la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el trabajo en el mar, que tuvo lugar en la sede de la OMI en Londres el 13 de noviembre.

«Los profesionales que trabajan en el mar, la gente de mar, pescadores y demás personal marítimo, son el alma del transporte marítimo y su bienestar es primordial. A menudo me he referido a la gente de mar como los héroes anónimos de la economía mundial. Son quienes garantizan que las mercancías y los alimentos se envíen y entreguen de forma segura y eficaz en todo el mundo. Están en primera línea, una responsabilidad que se puso especialmente de relieve durante la pandemia de COVID-19. Sin ellos, el transporte marítimo simplemente se detiene», declaró el Secretario General de la OMI, Kitack Lim.

«Si no garantizamos los derechos y el bienestar de la gente de mar, no podremos retener a los actuales trabajadores en la profesión y, desde luego, no estaremos en condiciones de atraer a otros nuevos, lo que tendría consecuencias enormes y duraderas», afirmó el Sr. Lim.

La primera Conferencia conjunta OMI-OIT sobre el trabajo en el mar forma parte de la labor coordinada de los dos organismos de las Naciones Unidas para reconocer el papel fundamental de la navegación marítima como imperativo para el futuro desarrollo mundial y garantizar una protección sólida de quienes trabajan en el mar. Se trata de la continuación de una reunión de alto nivel celebrada en mayo entre el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, y el Director General de la OIT, Gilbert F. Houngbo.

«Si queremos retener y atraer a la gente de mar, incluidos los jóvenes y las mujeres, tenemos que cumplir un nuevo contrato social que sitúe a la gente de mar en el centro del sector del transporte marítimo», afirmó el Sr. Houngbo.

«Los pescadores siguen enfrentándose a muchas carencias en materia de trabajo decente, incluida, para algunos, la negación de sus principios y derechos fundamentales en el trabajo.  La OIT y la OMI, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, han ampliado su cooperación en este sector. Sin embargo, los avances siguen siendo lentos y urge acelerar la ratificación e implantación de los principales convenios sobre la pesca de la OIT y la OMI.  Mucha gente de mar, por su parte, sigue enfrentándose a largos periodos de servicio a bordo, fatiga, acceso limitado a la conectividad social, abandono, criminalización, intimidación y acoso, denegación de permisos de tierra, falta de acceso a instalaciones de bienestar y prácticas fraudulentas por parte de las agencias de contratación», afirmó el Sr. Houngbo.

La Conferencia sirvió como un foro para intercambiar puntos de vista y experiencias sobre cómo garantizar los derechos de la gente de mar y los pescadores; determinar las lagunas del marco normativo actual; y explorar cómo pueden colaborar los Gobiernos, el sector, las OIG y las ONG para mejorar el marco jurídico marítimo internacional pertinente.

El Excmo. Sr. Binali Yıldırım, ex Primer Ministro de la República de Türkiye, destacó que «el marco normativo mundial no es suficiente para garantizar los derechos de la gente de mar y los pescadores a menos que se implanten y se hagan cumplir», sentando las bases de la Conferencia.

El Sr. Guy Platten, Secretario General de la Cámara Naviera Internacional (ICS), y el Sr. Stephen Cotton, Secretario General de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), representaron al sector y a los trabajadores, respectivamente, durante la sesión inaugural.

A lo largo de la jornada participaron representantes de compañías navieras, del mundo académico y de los gobiernos de los Estados de abanderamiento y los Estados rectores de puertos, así como de los Estados que tradicionalmente suministran gran parte de la mano de obra marítima.

Los temas clave fueron la gestión responsable, el cumplimiento de la normativa vigente, la ratificación de los tratados relacionados con la pesca y la necesidad de preparar a la gente de mar y a los pescadores para un futuro digitalizado y descarbonizado. En todo momento se hizo hincapié en la necesidad de colaboración y cooperación entre todas las partes y asociados del sector marítimo.

«La cooperación internacional es crucial y requiere la colaboración entre gobiernos, organizaciones internacionales y el sector marítimo. Retos como el cambio de tripulación, la fatiga, el apoyo a la salud mental y los salarios justos requieren esfuerzos conjuntos para encontrar soluciones eficaces. La estrecha cooperación entre la OMI y la OIT es más importante que nunca, ya que permite poner en común recursos y conocimientos para hacer frente a los retos que plantea la contratación y retención de personal en el mar», declaró el Sr. Lim, Secretario General de la OMI.

Garantizar los derechos en el mar

En una sesión sobre las mejores prácticas para una gestión responsable de los buques se llegó a la conclusión de que hacer de la navegación una opción profesional atractiva requiere una gestión responsable de los buques para mejorar las condiciones de trabajo y de vida. Se han aprendido lecciones de la pandemia de COVID-19, en particular la necesidad primordial de designar a la gente de mar como trabajadores esenciales.

Los panelistas subrayaron que los pescadores, en particular, necesitan mayor protección, dado que la pesca es más peligrosa que la actividad naviera, con miles de víctimas mortales al año. La pesca se ve afectada por el trabajo forzoso, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y la imprecisión de las normativas nacionales.

El marco regulatorio marítimo

En una sesión sobre los convenios de la OIT y la OMI para el sector pesquero se puso de relieve la persistente falta de un instrumento internacional vinculante en vigor en materia de seguridad marítima de los buques pesqueros. La OMI promueve actualmente la adhesión al Acuerdo de Ciudad del Cabo, que establecerá normas mundiales de seguridad para los buques pesqueros. Se espera que las condiciones para la entrada en vigor se cumplan en un futuro próximo.

Trabajar para garantizar un elevado número de ratificaciones de todos los instrumentos pertinentes es de vital importancia para lograr condiciones equitativas para la mano de obra marítima en el mar. Estos instrumentos incluyen el Convenio de formación de la OMI sobre la formación de los pescadores, el Convenio de la OIT sobre el trabajo en la pesca, el Acuerdo de la FAO sobre medidas del Estado rector del puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (Acuerdo sobre MERP), 2009, (estos tres están en vigor); así como el Acuerdo de Ciudad del Cabo de 2012 de la OMI, que aún no ha entrado en vigor. La pesca sigue siendo una de las ocupaciones más peligrosas, mientras que las condiciones básicas a bordo de los buques pesqueros están por debajo de los niveles adecuados. «Es hora de que veamos a los pescadores como seres humanos», afirmó la Sra. Luz Baz, Inspectora de la ITF, España.

Muchos panelistas destacaron el reciente y enorme aumento de casos de abandono notificados a la base de datos conjunta OMI/OIT, a la que puede accederse aquí. Sin embargo, en la mitad de los casos denunciados «no se implanta el seguro obligatorio del MLC, 2006». Por lo tanto, es prioritario que los funcionarios encargados del control por el Estado rector del puerto apliquen en mayor medida la prescripción del seguro de abandono, lo que incluye hacer cumplir a los Estados Miembros pertinentes la obligación de diligencia debida para mantener el seguro obligatorio y hacer que forme parte de los ejercicios de formación de los funcionarios encargados de la supervisión por el Estado rector del puerto.

También se subrayó la necesidad de que las compañías, en el marco del Código IGS, elaboren intervenciones sólidas que controlen y gestionen los riesgos de fatiga, reduciendo la posibilidad de que se produzcan incidentes relacionados con la fatiga o con el deterioro del bienestar psicológico. El Sr. Benito Núñez Quintanilla, Director General de la Marina Mercante de España, hizo hincapié en la responsabilidad de los Estados de abanderamiento de garantizar que los buques que enarbolan su pabellón operan con niveles seguros de tripulación. El certificado español de dotación mínima de seguridad da como resultado un mayor número de personas en buques similares en comparación con otros Estados de abanderamiento, dijo, lo que sugiere que hay margen de mejora y requisitos más prescriptivos y obligatorios para el cálculo de los niveles de dotación de seguridad.

Garantizar el bienestar de la mano de obra a medida que evoluciona la tecnología del transporte marítimo

A medida que el sector marítimo se orienta hacia la sostenibilidad ambiental y la digitalización, y ante la escasez de gente de mar cualificada en este tema, se acordó que existe una necesidad acuciante de programas de formación avanzada en automatización, inteligencia artificial (IA), análisis de datos, navegación digital, cumplimiento de la normativa ambiental, seguridad y concienciación sobre ciberseguridad para los profesionales.

La conectividad a bordo de los buques se destacó como un factor clave para el bienestar de la gente de mar, especialmente en términos de atraer a las futuras generaciones a seguir carreras profesionales en el mar.

Entre los proyectos futuros para garantizar una colaboración continua entre la OMI y la OIT en estos temas, se han creado grupos de trabajo conjuntos para tratar la intimidación y el acoso, la criminalización y el trato justo y los reconocimientos médicos del personal de los buques pesqueros.

Mirando hacia el futuro

La transición ecológica en el sector marítimo no es sólo tecnológica, sino también humana.  La OMI y el Grupo de tareas sobre una transición justa del sector marítimo están elaborando un «marco de formación de referencia para la gente de mar en materia de descarbonización», con el fin de preparar a la gente de mar y oficiales para operar los buques que funcionarán con combustibles de emisionesnulas o casi nulas, necesarios para alcanzar los objetivos fijados en la Estrategia de 2023 de la OMI sobre la reducción de las emisiones de GEI procedentes de los buques. Los panelistas coincidieron en que la transición hacia la descarbonización debe ser segura para la gente de mar.

Fuente: OMI