La UNCTAD ayuda a los países a medir la cooperación Sur-Sur

0
115

La UNCTAD y sus socios han iniciado un proyecto global de tres años para ayudar a los países en desarrollo a utilizar un marco común para medir y dar más visibilidad a la cooperación Sur-Sur.

El primer evento del proyecto , organizado con Brasil del 11 al 13 de julio, reunió a representantes de 16 países de África, Asia y América Latina. También participaron economistas, estadísticos y expertos en desarrollo de más de 10 organizaciones internacionales, incluidas cuatro comisiones regionales de las Naciones Unidas.

La cooperación Sur-Sur –cuando los países en desarrollo aunan recursos o comparten conocimientos, habilidades y experiencia– es una herramienta poderosa que puede adoptar muchas formas.

Por ejemplo, México asignó 62 millones de dólares entre 2020 y 2022 para programas en Honduras y El Salvador que ayudaron a mejorar la seguridad alimentaria y crear empleos para los jóvenes, beneficiando a más de 40.000 personas.

Otros ejemplos incluyen la colaboración de Brasil e India en tecnología satelital para monitorear la deforestación e impulsar la producción agrícola, y los proyectos conjuntos de Colombia y la Unión Africana para empoderar a las mujeres a través de la acuicultura en Nigeria, Tanzania y Sudáfrica.

“La cooperación Sur-Sur es clave para lograr la Agenda 2030 y se volvió particularmente pronunciada durante la pandemia, cuando los países se unieron en solidaridad”, dijo Sumeeta Banerji, especialista en políticas de la Oficina de Cooperación Sur-Sur de las Naciones Unidas, que participó en el evento de julio. , realizado en Brasilia y online.

Una imagen incompleta

Pero históricamente los debates sobre el desarrollo global se han apoyado exclusivamente en datos de cooperación que también involucran a países desarrollados u organizaciones multilaterales (o a ambos).

Sin datos fiables sobre la cooperación Sur-Sur, el panorama de la cooperación internacional para el desarrollo sigue siendo incompleto.

En marzo de 2022, la Comisión de Estadística de la ONU introdujo un nuevo indicador de los ODS (17.3.1) para medir «los recursos financieros adicionales movilizados para los países en desarrollo procedentes de múltiples fuentes».

También acogió con satisfacción un marco común voluntario diseñado por los países en desarrollo para medir la cooperación Sur-Sur y proporcionar datos para el nuevo indicador.

«Ahora tenemos un marco hecho por el Sur para el Sur», dijo la embajadora brasileña Luiza Lopes de la Agencia Brasileña de Cooperación.

«Este es verdaderamente un hito histórico para la cooperación Sur-Sur», añadió Luciana Mendes Santos Servo, presidenta del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil.

La Comisión de Estadística de las Naciones Unidas pidió a la UNCTAD, como cocustodia del nuevo indicador de los ODS, que coordinara con los países en desarrollo el trabajo adicional sobre el marco, incluyendo la presentación de informes y el desarrollo de capacidades.

Más que una herramienta

El marco fue desarrollado a través de un subgrupo del Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre Indicadores de los ODS de las Naciones Unidas.

El proceso fue inclusivo e interactivo, y el resultado refleja las prácticas reales del Sur global, no en la configuración tradicional de países donantes y receptores, sino como socios iguales.

«Es más que una simple herramienta de medición», afirmó la Sra. Anu Peltola, directora de Estadísticas de la UNCTAD. «Da voz a la esperanza y la solidaridad de los países en desarrollo».

El Sr. Sukhbir Singh, presidente del subgrupo que desarrolló el marco, estuvo de acuerdo: «Por primera vez, este marco permite a los países en desarrollo contar la historia de su cooperación para el desarrollo en números e informar las políticas de cooperación Sur-Sur con datos sólidos. «

Una responsabilidad compartida

En el futuro, será importante que los países participantes obtengan voluntad política y garanticen una colaboración eficiente entre agencias gubernamentales, ya que los datos sobre la colaboración Sur-Sur provendrán de muchas áreas, como salud, energía, seguridad alimentaria, educación y medio ambiente.

Además, los escasos recursos en muchos países en desarrollo significan que el apoyo internacional y regional será crucial. Adquirir las capacidades nacionales para recopilar datos precisos de manera consistente es una gran tarea que requiere el apoyo de organizaciones especializadas, regionales e internacionales.

«El camino que tenemos por delante puede estar lleno de desafíos», dijo la Sra. Peltola, «pero cuando los países se unen con una visión compartida, se pueden lograr resultados importantes».

«Ahora es responsabilidad compartida de la ONU y los países en desarrollo hacer que este marco funcione y cuente la historia del Sur global».

La ONU celebra cada año la cooperación Sur-Sur el 13 de septiembre. Este año, el día cae justo una semana antes de la tan esperada Cumbre de los ODS, lo que ofrece una oportunidad para resaltar el papel de la cooperación Sur-Sur para abordar los desafíos globales y la necesidad de recopilar más y mejores datos.

Fuente: UNCTAD