Neuquén: Se incrementa en un 50% la capacidad de transporte de petróleo de Vaca Muerta

0
110

Se invirtieron unos 250 millones de dólares en el oleoducto Vaca Muerta Norte. El gobernador Omar Gutiérrez y el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa presidieron un acto en la cabecera del ducto.

El gobernador Omar Gutiérrez y el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa presidieron esta tarde un acto en la cabecera del oleoducto Vaca Muerta Norte, en Loma Campana. De la actividad también participaron el gobernador electo de Neuquén, Rolando Figueroa; el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis; el presidente de YPF, Pablo González; la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón y el mandatario electo de Río Negro, Alberto Weretilneck.

El ducto La Amarga Chica-Puesto Hernández es denominado por YPF como Vaca Muerta Norte. Es el encargado de transportar hidrocarburos en condiciones comerciales y fue diseñado para abastecer al oleoducto de exportación de OTASA (Chile) y el Oleoducto PH a la refinería Luján de Cuyo.

Con una inversión aproximada de 250 millones de dólares, el oleoducto evacuará la producción de YPF en las áreas Narambuena, Bajo del Toro, La Amarga Chica, Loma Campana y Bandurria Sur, entre otras. También permitirá evacuar el petróleo de otras empresas como VistaEnergy, Shell, ExxonMobil y Pan American Energy.

En su discurso, el gobernador se preguntó: “¿Qué hubiese sido de la Argentina si no hubiésemos desarrollado Vaca Muerta? ¿Cuántos dólares se nos hubiesen ido? ¿Adónde podríamos haber comprado gas y petróleo y a qué precio? ¿Con qué reservas?”.

Gutiérrez destacó la importancia de la obra para conectar “la producción con la demanda del petróleo” e informó que “el mes pasado se exportó el 37% de la producción, casi 300 millones de dólares de producción de petróleo de la cuenca neuquina”.

Dijo que esto es posible porque “se consensuó y se acordó” y expresó: “Si no hay consensos y acuerdos y no estamos alineados gobierno nacional, provincial y municipal, sindicatos y empresas, no se transforman recursos en riquezas”.

Remarcó la importancia de la ley 27.007 y pidió que “encuentren los consensos y tengamos la ley de GNL que necesitamos”. “Es imperioso y necesario”, señaló y consideró que “es importantísima esa ley para que esta revolución de petróleo también se dé con el gas”.

“Había un cuello de botella que desaparece con esta obra”, manifestó Gutiérrez y sostuvo que el oleoducto aporta “seguridad energética y autoabastecimiento”.

“Es importante lo que va a pasar en estos días, en los cuales se encara la reversión del gasoducto y también la segunda etapa del gasoducto Néstor Kirchner. Es muy importante que YPF tenga las herramientas y que tenga todo el apoyo para que, así como hoy se inaugura este oleoducto Vaca Muerta Norte, también podamos tener el oleoducto Vaca Muerta Sur”, indicó el gobernador neuquino.

Gutiérrez agradeció al ministro Massa y señaló que “es un hombre convencido y comprometido de las posibilidades que tiene este sector”. También reconoció a todos los trabajadores que “se subieron, se acercaron y empujaron esta revolución del trabajo”.

“Esta industria es posible porque acá se han despejado nubes, se ha despejado el horizonte y florecieron los derechos de la inversión, del trabajo, de la articulación pública y privada. Esto es lo que permite que hoy nosotros estemos aquí”, aseveró.

Por último, Gutiérrez aseguró que “Rolando (Figueroa) garantiza la continuidad de esta política pública. Él es un férreo defensor, impulsador y promotor, así como aquella vez con Jorge Sapag de la Ley 27.007, de esta ley que necesitamos hoy de GNL”.

Por su parte, Massa destacó “el crecimiento de YPF como empresa de bandera y en la ayuda al desarrollo de una política energética para la Argentina”. “Estamos parados sobre la otra Pampa Húmeda”, aseguró y remarcó que “en nuestro subsuelo está la riqueza más importante que tiene para desarrollar la Argentina los próximos 150 años”.

“El gas y el petróleo son energías de transición, entendiendo que en los próximos 30 años vamos a convivir y a competir con las energías renovables, entendiendo que el gas además va a ser motor del hidrógeno como una nueva energía”, expresó y añadió que “lo que hay es una segunda turbina de la economía argentina”.

“Pasamos de importar energía a vender energía al mundo”, sostuvo y agregó que “la ley de GNL de alguna manera lo que nos permite es pasar del commodity al commodity con valor agregado. Nosotros queremos que la Argentina venda el gas, pero con valor agregado. Nosotros queremos que nuestro recurso siga sosteniendo el camino que alcanzamos este año, del autoabastecimiento energético, pero que de alguna manera nos permita además generar a partir del trabajo de los argentinos y las argentinas, los dólares que necesitamos para hacer fuerte a nuestra moneda”.

La secretaria de Energía de la Nación aseguró que “todos llevamos a YPF en el corazón y sentimos un inmenso orgullo de la empresa de bandera de nuestro país”. Destacó la importancia de “una política energética que primero apunte al autoabastecimiento y a generar saldos exportables”.

Consideró que los hidrocarburos son “un sector estratégico para nuestro país” y comentó que “este año ya representa un 11% de las exportaciones”. También aseguró que “la balanza energética pasa de ser 4.400 millones de dólares negativa el año pasado a este año ser levemente positiva en 100 millones de dólares y el año que viene va a ser positiva en 3.800 millones de dólares”.

El presidente de YPF explicó que “esta obra determina aumentar un 50% la capacidad de transporte de Vaca Muerta” y recalcó que “estamos incrementando la producción y estamos resolviendo la cuestión de la evacuación del sistema de transporte”, que era un problema “que tenía YPF y el resto de las compañías”.

Dijo que en la cabecera del oleoducto “se van a almacenar 170.000 barriles en cada una de las plantas de almacenamiento” y que después se transportará “el incremental de producción hacia Puesto Hernández, Rincón de los Sauces, y hacia la refinería de Luján de Cuyo en Mendoza”.

“Es un oleoducto que tiene 150 kilómetros, con una inversión de 250 millones de dólares, que va a transportar 160.000 barriles. Nos va a permitir abastecer la refinería de Luján de Cuyo, que a su vez abastece la zona centro y norte del país, y vincularla con el oleoducto que va a Chile de Otasa”, concluyó.