Organización Mundial de Aduanas y el uso de las tecnologías disruptivas – Dra. María Victoria Bianco

0
115

Es sabido que los avances tecnológicos influyen transversalmente todo tipo de comercio. El transfronterizo, no escapa a esta lógica. Es por esto que, desde hace varios años, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) aborda este tópico con el objetivo de brindar a las administraciones aduaneras las herramientas necesarias para el manejo de las nuevas tecnologías no sólo para comprenderlas sino también para sacar el máximo provecho, apoyando así la gestión de riesgos, disminuyendo los tiempos de levante y permitiendo la automatización de los procesos y análisis de datos. Debemos entender que al hablar de tecnologías disruptivas estamos refiriéndonos a nuevas tecnologías que cambian completa y, muchas veces, repentinamente, la forma en la que las cosas se venían haciendo (en el ámbito aduanero podría hablarse de los procesos).

Con este fin, la OMA ha creado, en el año 2015, bajo la órbita del Comité Técnico Permanente, el Grupo de Trabajo Virtual sobre el Futuro de las Aduanas, integrado por las Administraciones Aduaneras, el Sector Privado y las Universidades quienes elaboraron un documento denominado “Informe del estudio sobre tecnologías disruptivas” (2019), que fuera actualizado en el año 2022.

El propósito de ese informe, al que más bien podría llamarse herramienta, es poner en conocimiento de la comunidad aduanera las últimas tecnologías y sus potencialidades a través de casos de estudio y ejemplos prácticos brindados por las propias administraciones, así como también analizar de manera innovadora sus posibles usos.

Este instrumento -como tantos otros que surgen de este Organismo- es denominado como un documento “vivo”, pues el dinamismo del tema que aborda lo impulsa a transformarse permanentemente, incluyendo el surgimiento de nuevas tecnologías, lecciones aprendidas acerca de sus usos y recomendaciones surgidas de los constantes debates que generan.

Algunas de las tecnologías disruptivas que se analizaron en el estudio son: la tecnología de cadena de bloques; el internet de las cosas; big data, análisis de datos, inteligencia artificial y aprendizaje automático; biometría; drones; realidad virtual, aumentada y mixta; impresiones 3D.

A grandes rasgos, el blockchain es una tecnología basada en una cadena de bloques con una base de datos pública y distribuida en la que se registran de forma segura las transacciones que se van realizando en la red, lo que permitiría, en este ámbito, facilitar los procesos aduaneros de manera multifacética, desde el despacho de aduanas hasta la cooperación interinstitucional, la certificación de identidad, la gestión de cumplimento, los ingresos, auditoría de recaudación y posterior despacho. Teniendo en cuenta su potencial, la OMA y Organización Mundial del Comercio se encuentran analizando a través de encuestas su uso en el ámbito aduanero.

Por su parte, el internet de las cosas (el hecho de que todo está conectado en internet o interactuando con él) permite a las aduanas trabajar para fortalecer la cooperación con ciertas partes interesadas (cargadores, transportistas, etc), con miras a obtener rápidamente cualquier información que corresponda a ciertos factores de riesgo utilizando herramientas analíticas para identificar envíos y cadenas de suministro de alto y bajo riesgo en función de la información recopilada a través de la tecnología de internet para las cosas.

La big data, análisis de datos, inteligencia artificial y aprendizaje automático, se utilizan para gestionar los grandes volúmenes de datos que mueven las personas y bienes que atraviesan las fronteras. Este grupo de tecnologías se pueden usar para tomar estos datos, detectar y predecir patrones con mayor precisión que la realizada por personas. La tecnología de búsqueda visual y reconocimiento facial, y el análisis predictivo y de comportamiento que ya se está utilizando en otros sectores, se ha adaptado y comenzado a usar en la gestión de aduanas y fronteras enfocado en la gestión y focalización de riesgos, la mejora de la clasificación arancelaria y la recaudación de ingresos, la lucha contra el fraude, incluida la subvaloración, análisis avanzados para Operadores Económicos Autorizados, entre otros.

La biometría es una tecnología muy utilizada en todo el mundo para combatir el fraude de identidad y las infracciones de seguridad y proteger los datos confidenciales. Las administraciones aduaneras y otras agencias gubernamentales y actores privados deben analizar este campo para identificar usos adicionales como, por ejemplo, verificar identidades y controlar el acceso de los operadores de aduanas, identificar a los diferentes actores de la cadena de suministro tales como los agentes de aduana, tránsitos, operadores logísticos, etc.

Por su parte, los drones ya están siendo utilizados por algunas administraciones aduaneras con fines de vigilancia y seguimiento, para monitorear áreas portuarias y regiones costeras. Esto se emplea no sólo para combatir el narcotráfico sino también para brindar asistencia. Ya se han utilizado drones controlados a distancia con cámaras de alta definición para la vigilancia submarina en profundidades de hasta 50 metros para realizar escaneo detallado de barcos.

Respecto a la realidad virtual, aumentada y mixta, su uso es principalmente formativo. Son tecnologías que crean un mundo completamente simulado o añaden artefactos digitales al mundo físico siendo herramientas útiles en la formación aduanera. Los gobiernos y la OMA han empleado con éxito el uso de soluciones de realidad virtual con fines de capacitación para mejorar la eficiencia de los inspectores en la identificación de artículos prohibidos. Los programas de formación virtual ofrecen a los inspectores la oportunidad de perfeccionar sus habilidades y conocimientos sobre sus deberes y responsabilidades en un entorno virtual de bajo riesgo, siguiendo un sistema de progresión.

Por último, se estima que alrededor de 8 millones de impresoras 3D estarán en funcionamiento a nivel mundial para el año 2027. Al respecto se ha planteado la cuestión de cómo podría lograrse el control aduanero en la cadena de suministro e incluso si los instrumentos legales existentes son suficientes para cubrir tales responsabilidades. Las implicancias de la impresión 3D para el origen, la valoración y los derechos de propiedad intelectual se han analizado en el ámbito de la OMA. En respuesta, se creó la nueva partida 84.85 como parte de la edición 2022 del Sistema Armonizado de la Organización Mundial de Aduanas (SA2022) la cual entró en vigor el 1 de enero 2022, lo que permite un mejor seguimiento nacional de las impresoras 3D y su impacto en el comercio.

En conclusión, el estudio, desarrollo y uso de las nuevas tecnologías (o tecnologías disruptivas) permite ver cómo está cambiando el rol de los agentes aduaneros y sus funciones. Por tal razón, es importante que las autoridades aduaneras comprendan el impacto de su uso y lo plasmen en sus administraciones, siendo fundamental el rol que la Organización Mundial de Aduanas asume al respecto.

Dra. Maria Victoria Bianco

octubre 2.023