Tecnologías disruptivas y el control aduanero – Dr. Juan Patricio Cotter

0
239

I. A  modo de introito.

A lo largo de la historia, el hombre siempre ha buscado y ansiado la superación, de manera de posibilitar la satisfacción de sus necesidades mediante nuevos conocimientos, logrando de ese modo la evolución de las ciencias y el desarrollo de nuevas tecnologías.

En ocasiones, los cambios producidos por las creaciones resultan verdaderamente revolucionarios. En estos supuestos, el impacto es tan grande que produce un verdadero cambio en las costumbres y en el modo de vivir del ser humano. Estos avances o cambios de profundidad manifiesta han venido a ser llamados “revoluciones”. A lo largo de la historia, varias se han producido y todas ellas han tenido un impacto tremendo en la humanidad.

Se advierte la importancia que ha tenido para el hombre la revolución agrícola británica (1600/1750) por el aumento de la productividad y su importancia para la alimentación de la población.

Del mismo modo parece evidente la relevancia que tuvo para la humanidad la revolución industrial (1780/1840), período en el cual se vivió el mayor conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad, dando paso de una economía rural a una economía industrializada y mecanizada.

También corresponde destacar especialmente la segunda revolución industrial (1880/1920), que supuso la internacionalización de la economía; la revolución verde (1940/1970) que permitió un incremento superlativo en la variedad y procedimientos de los cultivos; la revolución de la información y telecomunicaciones (1985/2000), con la utilización masiva de internet.

Algunos autores consideran que estamos en presencia de una nueva revolución tecnológica. Y muchos entienden que los cambios que se avecinan serán tan profundos como el producido con el paso de la sociedad agrícola a la sociedad industrial.

Por otra parte, el impacto que han tenido las distintas revoluciones en la humanidad se manifiestan de distinta manera y una de estas diferencias es la velocidad en la cual se verifican los efectos y consecuencias.  Pues bien, todo hace suponer que los efectos de la nueva revolución que ha comenzado se materializaran a velocidad extrema.

De manera que estamos en condiciones de afirmar que nos encontramos en presencia de una nueva revolución tecnológica cuyos efectos y consecuencias se materializarán en poco tiempo, transformando de manera importante nuestras costumbres y modo de vida. Se avecinan cambios tan profundos que el filósofo Michel Serres ha considerado que estamos en presencia de una nueva humanidad.

Tan complejo es el fenómeno que producirán los cambios que se avecinan que se anticipan serios problemas de adaptación, situación que define la época que nos toca vivir. Esto lo explica Astro Teller, consejero de Google, al analizar la velocidad de los cambios y la velocidad de adaptación de la humanidad a los mismos, llegando a la conclusión de que en estos tiempos la velocidad de los cambios (5/7 años) ha superado la velocidad de adaptación de la humanidad a los mismos (10 años). Situación que genera desamparo e incomprensión, a la vez que múltiples desafíos.

Hablamos entonces de tecnologías disruptivas, pues transforman por completo un camino o solución y los reemplaza por nuevos esquemas; pues contiene atributos superiores que permiten abrir nuevas posibilidades. En definitiva, la disrupción se produce cuando una tecnología cambia las reglas de juego de un mercado, la vida de las personas o a una sociedad entera.

En principio, suponen una gran ventaja competitiva, pues reducen costos, ahorran tiempo, disminuyen el margen de error en los procesos y mejora la calidad del producto final. En definitiva, permiten el desarrollo de nuevos modelos, superadores de los antes vigentes, generando cambios drásticos.

II. Las nuevas tecnologías y la materia aduanera

De más está decir que la materia aduanera no es ajena a esta realidad vertiginosa. Es claro el papel fundamental que desempeñan las aduanas como entidades facilitadoras del comercio mundial. Sobre el particular ya nos alertaba hace varios años Héctor Juarez, en un valioso trabajo titulado “Las Aduanas ante la disrupción de las nuevas tecnologías”, publicado en Trade News en el año 2018.

Sin lugar a dudas, para que las cadenas de suministro sean eficientes, conforme indica el “Informe de estudio de las OMA y la OMC sobre las tecnologías disruptivas” de junio de 2022, las aduanas inteligentes han de reducir al mínimo los plazos y los costos que comporta el despacho, además de gestionar de manera inteligente la entrada y salida de productos y vehículos.

A ese efecto, más pronto que tarde, corresponderá adoptar las nuevas tecnologías que conformaran nuevos modelos de gestión, seguramente de manera combinada.

1.Cadena de bloques.

La cadena de bloques o “Bolckchain” es un tipo de arquitectura criptográfica sofisticada, descentralizada y distribuida de libro mayo. Se trata de una lista de registros de continuo crecimiento. Tiene la capacidad de mover cualquier tipo de datos de forma segura entre los participantes de la red (denominados nodos) de igual a igual y al mismo tiempo, crear un registro de ese cambio que se encuentre disponible de manera inmediata, fiable e inalterable, para todos los participantes.

No se encuentra controlada por ninguna entidad y utilizada técnicas criptográficas de avanzada, lo que hace que se trate de una tecnología muy segura. Fue inventada por Satoshi Nakamoto en 2008, para su utilización en la cripto moneda “Bitcoin”. En los últimos años su uso se ha multiplicado en diversas esferas y áreas.

Estas transacciones digitales se ejecutan automáticamente mediante un protocolo. Esta tecnología permite la transferencia de activos digitales, bienes intangibles y servicios, logrando registros trazables e inmutables. Esta visibilidad y trazabilidad, ayuda a reducir los fraudes y errores, promoviendo el flujo eficiente del proceso de comercio.

Algunos de sus  beneficios para el comercio transfronterizo podrían ser la mayor seguridad, transparencia, eficiencia. Presenta múltiples posibilidades para facilitar los procesos aduaneros con la seguridad y certeza que supone para la sucesión de transacciones la grabación  de la cadena de operaciones. Por lo pronto, conforme destaca el Informe de la OMA/OMC, ayudaría mucho en la mejora en cuestiones vinculadas a: a) declaración aduanera, b) intercambio de información, c) certificación y verificación electrónica de prescripciones reglamentarias, d) gestión de identidad, e) recaudación de ingresos, f) gestión de cumplimiento, g) auditoría posterior al despacho.

Según los resultados de la encuesta anual consolidad en 2021 de la OMA (considerada a la hora de realizar el reporte de junio 2022 de la OMA sobre tecnologías disruptivas), la cadena de bloque se encontraba aún en fase experimental, 22 miembros estaban realizando pruebas de concepto, 15 miembros estaban realizando pruebas piloto e incluso muchas aduanas aun no contaban con ningún plan de aplicación. De manera que se puede afirmar que aun falta un camino por recorrer en relación a estas cuestiones y su aplicación al campo del derecho aduanero.

2. Internet de las cosas.

Este concepto fue acuñado por Kevin Ashton en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) en 1999, oportunidad en la cual se realizaban investigaciones de radiofrecuencia. Se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos con internet. Potencia objetos que antes se conectaban mediante un circuito cerrado (ej. comunicadores, cámaras sensores) y les permite estar comunicados globalmente mediante el uso de la red de redes.

Aparece como una suerte de red que interconecta objetos físicos valiéndose de internet. La aparición de este fenómeno, supone una interconectividad total, facilitando la obtención de información en tiempo real, agilizando las tareas de control.

Según estimaciones optimistas referidas por la OMA, de aquí al 2025 esta tecnología supondrá que más de 30.000 millones de dispositivos a nivel mundial (más de cuatro objetos por persona) se encuentren conectados.

De este modo, las Aduanas podrán procurar fortalecer la cooperación con distintas entidades, grupos o sujetos, a fin de obtener rápidamente cualquier información que resulte de utilidad para una fiscalización en tiempo real. Por tanto, las administraciones aduaneras podrán enfocarse en el uso de herramientas analíticas para identificar envíos y cadenas de suministro de alto y bajo riesgo sobre la base de esta información.

Es claro que esta nueva tecnología mejorará la detección en tiempo real de prácticas abusivas o ilegales, con la consecuente corrección inmediata de los efectos nocivos de las mismas. Por otro lado, es claro que permitirá a las aduanas aumentar el volumen y variedad de datos, lo cual a su vez ayudará a mejorar la gestión de riesgos, la eficiencia de los procesos de despachos aduaneros y los análisis o fiscalizaciones.

Sobre este tópico, la mitad de las aduanas encuestadas ha señalado que utilizaban esta tecnología en los procesos operativos aduaneros y el 9% señaló que tenía prevista su aplicación. Mientras que el 40% destacó que por el momento no tenía pensada su implementación.

3.Macro datos, análisis de datos, inteligencia artificial y aprendizaje automático.

Esto es el conjunto de datos cuyo tamaño, complejidad y mutabilidad hacen necesaria herramientas especiales para su análisis y elaboración de conclusiones. La información masiva permite generar estadísticas que permiten asumir conductas que en el futuro podrían tomar las personas. En definitiva macro datos y análisis de datos, constituyen una herramienta de predicción, basada en conductas del pasado, mediante la utilización de la denominada analítica predictiva.

Extender la utilización de los análisis de datos a la facilitación del comercio contribuirá, señala la OMA en su informe del 2022, a facilitar el uso de los procedimientos aduaneros a los usuarios, mediante la observación de patrones, y a que se racionalicen esos procedimientos y se eliminen las dificultades para los funcionarios de aduanas.

Las computadoras se vuelven exponencialmente mejores en la comprensión del mundo, a punto tal que para 2030 se dice que se volverán más inteligentes que el hombre. Su impacto en el control aduanero será determinante para la detección de fraudes, mediante la identificación de transacciones atípicas.  Aunque, a poco de andar, muchos interrogantes aparecen de manera desordenada y es probable que las respuestas aparezcan al transitar el camino. No es irrelevante, conocer de donde proviene la información, como se obtiene, como se categorizan los datos y cuál es el criterio de selección, entre otras cuestiones.

Según la encuesta anual consolidada de la OMA, casi el 45% de las autoridades aduaneras utilizan el análisis de datos o IA/aprendizaje automático. El principal desafío resulta el conocimiento técnico necesario para su aplicación; así como los costos de implementación, la ausencia de buenas prácticas, los sistemas tradicionales existentes, la ausencia de estrategias gubernamentales y las normas jurídicas.

También aparecen como desafiantes, la gestión de los datos, la calidad de los datos, la organización de la información, y a adecuada administración por parte de los funcionarios.

Algunas de las esferas de aplicación en las cuales se ha experimentado: a) gestión de riesgo, b) clasificación arancelaria, c) escaneo, d) recaudación de ingresos, entre otras.

4.La biometría.

La biometría es la medición y el análisis estadístico de las características físicas y de comportamiento de un individuo. La premisa básica, destaca el informe de la OMA, es que cada individuo es único, y que ese carácter único se puede demostrar, lo que hace que se le puede identificar por medio de sus rasgos físicos o de su comportamiento.

Supone el reconocimiento inequívoco de las personas basado en uno o más rasgos conductuales o físicos intrínsecos.  En las tecnologías de la información, es la aplicación de técnicas matemáticas y estadísticas sobre los rasgos físicos o de conducta de un individuo, para su autentificación.

En estos últimos tiempos, la biometría ha crecido mucho desde usar simplemente las huellas dactilares, a considerar varias medidas físicas y de comportamiento. La identificación facial y la detección de conductas sospechosas a partir del color y temperatura corporal, han sido revolucionarios en materia de seguridad.

Gobiernos de todo el mundo están adoptando la tecnología biométrica para combatir el fraude de identidad y las infracciones de seguridad, proteger la información confidencial, reducir los costos y mejorar la experiencia general de los usuarios.

En materia de control aduanero, es clara la importancia de la identificación facial inmediata de las personas y su utilización en la edificación de los perfiles de riesgo, la autorización para entrar a áreas restringidas y/o autorización para realizar trámites especiales. Con su especial utilidad en materia de tráfico fronterizo y régimen de equipaje.

5.Drones

El dron es un avión o barco no tripulado, manejado por control remoto o por computadoras de a bordo. De un tiempo a la fecha, ya forman parte de la cadena de suministros del comercio internacional, lo que hace que los organismos de reglamentación se sientan más cómodos con esta tecnología y facilita que se pueda desarrollar un marco legal adecuado.

El uso de drones en el ámbito de las aduanas ya no constituye una actividad de próxima generación, sino por el contrario, constituye una realidad. Algunas aduanas utilizan drones para tareas de vigilancia y control. Por ejemplo en Holanda, se utiliza regularmente en la zona portuaria de Róterdam. La oficia aduanera de Dubái, también utiliza la tecnología de dron para la vigilancia submarina.

Las autoridades aduaneras deben vigilar, analizar y comprender los nuevos usos de los drones y la evolución normativa conexa para dar una respuesta adecuada, además de adoptar los procedimientos y requisitos aduaneros en caso necesario.

El uso de los drones para el control aduanero y también como instrumentos de ilícitos aduaneros, genera nuevos desafíos. Su importancia para el control en las zonas primarias aduaneras y especialmente en las terminales y zonas portuarias, visto que en ocasiones, allí se contamina la carga, probablemente resulte determinante para combatir el ilícito aduanero en zona primaria.

Por otra parte, resultará un desafío definir responsabilidades para el caso de utilización de drones para cometer ilícitos transfronterizos, pues en ocasiones aun en caso de detección del dron, resulte complejo identificar su conductor, su dueño y, en su caso, quien se beneficia con el producido del ilícito.

6.Realidad virtual, aumentada y mixta.

Otra de las tecnologías que analiza el informe realizado conjuntamente por la OMA/OMC es la realidad virtual. Se trata de un entorno de escenas y objetos de apariencia real –generado mediante tecnología informática- que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él. La realidad aumentada, es una versión mejorada e interactiva de un entorno del mundo real que se logra a través de elementos visuales digitales, sonidos y otros estímulos sensoriales mediante tecnología holográfica. Por su parte, la realidad mixta, es una mezcla de mundos físicos y digitales, que libera al usuario de la experiencia de análisis limitada a la pantalla y permite interactuar con ambos mundos (digital y real).

Respecto de la función aduanera, la realidad aumentada y la realidad mixta pueden utilizarse para prestar asistencia visual en el mundo físico (ej. inspección física).

Algunos gobiernos han utilizado con buenos resultados soluciones de realidad virtual en programas de capacitación aduanera a fin de mejorar la eficiencia de los inspectores en la identificación de mercancías prohibidas. Por otra parte, una persona podría estar observando lo que el inspector está viendo en tiempo real en un proceso de fiscalización, de manera tal de poder asistirlo en su labor de control.

7. Impresión 3D.

La impresión 3D o fabricación aditiva, es un proceso que consiste en crear objetos sólidos tridimensionales a partir de un archivo digital, utilizando una impresora 3 D y materia primas como el plástico, el metal, el nailon u otros. Se utiliza ampliamente en productos industriales, médicos, de construcción y de consumo, entre otros.

Se trata de una tecnología que se está expandiendo a pasos agigantados y a medida que las impresoras vayan aumentando su capacidad y diversidad de fabricación, así como su costo y accesibilidad para el usuario, aumentará tanto la demanda de los usuarios como de los consumidores.

Es una tecnología que probablemente tendrá un impacto brutal en los modelos de fabricación, las cadenas de suministro, los modelos de negocio y las relaciones entre clientes. En definitiva, la impresión 3D podría hacer con las mercancías, lo que la computación en la nube está haciendo con los servicios digitales.

En materia aduanera es evidente que este avance tendrá consecuencias en varias cuestiones como es la determinación del origen, la valoración en aduana, los derechos de propiedad intelectual, entre otras.

Por otra parte, a poco de andar se advierte que corresponderá debatir el rol de la Aduana en relación al movimiento transfronterizo de bienes intangibles, o al menos examinar este nuevo modo de producción y el marco jurídico aplicable.

III. Consideraciones finales

Vivimos en una época de cambios tecnológicos profundos, con capacidad para cambiar hábitos y conductas arraigadas desde hace años, que incluso pueden alterar profundamente el desarrollo de la humanidad; y en cuanto interesa a estas líneas, el comercio internacional.

Sin lugar a dudas las tecnologías disruptivas, presentan un enorme potencial para ayudar a los gobiernos a administrar de manera más eficaz y eficiente las normas comerciales de la OMA y OMC.

Es indudable que para que las cadenas de suministro mundiales resulten más eficientes, las aduanas inteligentes deberán reducir al mínimo posible los tiempos, plazos y costos para desaduanar las mercancías, además de gestionar de manera eficiente la entrada y salida de los medios de transporte. El rol de las nuevas tecnologías parece ser determinante para esta cuestión.

En el ámbito de la OMA y OMC, existe un amplio consenso sobre la necesidad de mantenerse al corriente de la evolución tecnológica, de manera de comprender los incentivos y oportunidades que las mismas pueden aportar a las aduanas y la gestión en frontera.

Los retos son muchos, el desafío es sumamente estimulante, pues, en última instancia, se trata de estudiar todos juntos sector público y privado, los desafíos de lo que seguramente será una nueva era.

Que el tiempo se ha acelerado, es algo más que una disquisición filosófica. La dimensión tecnológica del mundo contemporáneo, lo ha hecho vertiginoso e imprevisible.

Cierto es que lo incierto, en ocasiones, genera incomodidad. La vida parece no brindarnos garantías. Las opciones son dos, quedarnos paralizados ante la idea del futuro o prepararnos de manera adecuada para los nuevos desafíos. De nosotros depende.

Al final del día corresponderá al hombre administrar las nuevas tecnologías, analizar la información que nos aporte, realizar los cambios de protocolos de trabajo que pudieran resultar necesarios, promover los cambios reglamentarios y normativos que las nuevas formas requieran y en definitiva, aplicar  el marco legal aplicable a cada hito aduanero.

Dr. Juan Patricio Cotter

Abril 2.024