Uruguay con importante respaldo regional para alcanzar titularidad de OEA

0
26

El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa llegará este martes 17 a los Estados Unidos para asistir a la designación del nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), cargo al cual Uruguay tiene grandes posibilidades de acceder con la candidatura del excanciller, Luis Almagro, quien cuenta con el respaldo de más de veinte países americanos.
Este 16 de marzo, el canciller Nin Novoa, viajará a la ciudad de Washington, donde se ubica la sede de la Organización de los Estados Americanos, para participar del Cuadragésimo Noveno Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General, ocasión en la que se decidirá el reemplazante del chileno, José Miguel Insulza, quien se desempeña al frente de la organización desde hace dos períodos consecutivos.

La nueva designación será una decisión que tomarán los representantes y cancilleres de los 34 países miembros de la OEA, en una reunión que comenzará a las 10 horas de Washington. Insulza seguirá en su cargo hasta el 25 de mayo de 2015.

Luego de la renuncia a la candidatura del exvicepresidente guatemalteco, Eduardo Stein, por motivos de salud, Almagro se posicionó como candidato único a reemplazar a Insulza. No obstante, la carta orgánica del organismo internacional habilita a la presentación de un nuevo postulante hasta pocas horas antes de la votación.

Candidatura de Luis Almagro
A mediados de 2014, Luis Almagro, lanzó su candidatura y desde esa fecha logró el apoyo —expresado públicamente—de 23 países de América; todos los países sudamericanos excepto Guyana y la totalidad de las naciones centroamericanas excepto Costa Rica, algunos países del Caribe y México. Para acceder al cargo, necesitará una mayoría simple de 18 votos.

Su propuesta de lograr un modelo de conducción moderno para la OEA, basado en la unión, la democracia y los derechos humanos, y el reingreso de Cuba —suspendida en 1962—, han cosechado la aprobación de más de 500 organizaciones sin fines de lucro de toda la región.

Su campaña se basa en la democracia, los derechos humanos, el desarrollo y el fomento de la seguridad, aspectos que resaltó durante la presentación de su candidatura ante el Consejo Permanente de la Organización. Asimismo, se comprometió a destinar con eficacia el presupuesto con que cuenta la institución.

“La OEA vale la pena, y ello es así porque representa un espacio de diálogo único —no hay otro similar—, que presenta el arco iris de visiones e ideas de todo el continente. Esa diversidad puede actuar con unidad, siempre y cuando sepamos actualizarla al siglo XXI y otorgarle el mandato que para ello necesita», dijo Almagro sobre la organización internacional.