Factores e indicadores que inpactarán al transporte marítimo de contenedores en el último cuatrimestre de 2.023 – Dr. Renato Pezoa Huerta (desde Chile)

0
137

Entra septiembre, y con ello se da inicio a la cuenta regresiva para anunciar el fin del año 2023; y esto, desde luego, presenta variadas consideraciones que deben tomarse en cuenta, principalmente para quienes operan o trabajan en el mercado del transporte marítimo de carga contenedorizada. Estos aspectos y consideraciones son generales, y tomados en base a estudios no solamente jurídicos, sino que también de los elementos de hecho, económicos, comerciales, sociales y hasta sanitarios, que impactan en el desarrollo de la actividad marítima-transportadora y de los contenedores.

En principio, es dable tomar en consideración que, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, la economía mundial podría tener un crecimiento de aproximadamente un 3% tanto en lo que queda de año como en el próximo 2024; aspecto que representa al menos un ritmo de crecimiento significativamente inferior al promedio de 3,7% que enorgullecía a la década de los años 2010 a 2020. Pues bien, a esto se suman otras condiciones de sumo complejas, principalmente desde el sector de las manufacturas: El PMI manufacturero mundial ha estado por debajo de 50,0 durante nueve de los últimos diez meses, lo que indica una ralentización de la actividad manufacturera o de generación de bienes y servicios. Este asunto impactará significativamente en las ventas al por menor, fundamentalmente en la Unión Europea y en los Estados Unidos de Norteamérica. Según BIMCO, esto podría deberse a que el exceso de ahorro acumulado en los Estados Unidos durante la época de pandemia derivada del COVID-19, se ha gastado, y esto sería causal de perjuicio para las ventas futuras al por menor. La verdad es que la relación entre existencias o productos disponibles y las ventas se ha mantenido, en los Estados Unidos, por encima de los índices económicos y comerciales de la época de mayor pick del COVID-19, lo que lleva a la urgencia desmedida, para los comerciantes, de deshacerse lo más pronto posible de los productos disponibles, debido a que la demanda de estos ha bajado significativamente, sin dejar de considerar la inflación generalizada que se ha mantenido crítica durante bastante tiempo, sin señas de que pueda desaparecer; asunto que impacta mercados como el Latinoamericano, Africano y Asiático. Esto repercute en la necesidad de transportar bienes y materias primas, puesto que de mediar una menor demanda de parte de los compradores finales, esto repercute en toda la cadena de producción, haciendo innecesario -por ahora- una industria del transporte marítimo con tanta frecuencia y circulación de buques.

Por otro punto, y respecto de los contratos de explotación de buques, según la experiencia que hemos percibido con nuestros clientes desde Pezoa & Cía. Abogados, esto ha continuado a un ritmo más rápido de lo normal, y la cartera de asesorías en negociación de charters o contratos de transporte de mercaderías por mar, se mantiene cerca del máximo histórico, considerando que la capacidad de entrega de mercancías luego de una aventura marítima, en los períodos 2023-2024, podría alcanzar hasta los 5 millones de TEU. Ahora bien, hemos detectado que los buques de nuestros clientes armadores o empresas navieras, no han sufrido retrasos tan brutales debido a las restricciones del Canal de Panamá. Esto coincide precisamente con la predicción del mercado de los portacontenedores de que podría experimentarse un crecimiento en la oferta de buques portacontenedores. Es importante recalcar que de acuerdo a lo que se ha manifestado desde BIMCO, es que los portacontenedores han navegado a una media de un 3,5% más despacio que en 2022. Se espera que esto tenga un despegue en algunos puntos a favor durante el año que adviene.

Respecto del reciclaje o desguace de buques y contenedores, BIMCO ha previsto que este siga siendo muy bajo; se espera que cobre impulso, quizás, en el año 2024, pudiendo llegar a reciclarse hasta 725.000 contenedores durante lo que queda de año, y todo el año 2024. Pero desde la otra cara de la vida de los buques, se espera que, desde aquí a diciembre, las botaduras de naves nuevas al mar crezcan un 7,9%, y un 7,8% para el próximo año desde diversos astilleros. Ahora bien, y debido a la menor congestión y a la menor velocidad de navegación, se prevé según las predicciones de BIMCO, que la oferta de buques crecerá un 10,9% en 2023 y un 2,8% en 2024. Desde luego, la recuperación del crecimiento de los volúmenes de tráfico ha sido lenta este año, y deberíamos esperar un crecimiento de la demanda entre el 1% de aquí a diciembre, y un promedio entre el 3,5% al 4,5% en todo el año 2024. Por esto es dable concluir que a pesar de que pueda ocurrir una leve mejora en el año que se avecina, el equilibrio entre la oferta y la demanda seguirá siendo débil, y según el pronóstico de un asertivo cliente panameño dedicado al corretaje de naves, los fletes en los fletamentos por tiempo (time charter) y los precios de las naves de segunda mano seguirán bajo presión.

Ab. Renato Pezoa Huerta

Abogado, Árbitro y Profesor de Derecho Marítimo

Pezoa & Cía. Abogados

+56989689279

renato@pezoa-cia.cl